Las principales generadoras del Sistema Eléctrico Nacional que poseen la mayoría de las centrales termoeléctricas a carbón destacaron el acuerdo firmado con el Ministerio de Energía para avanzar en descarbonización, mediante el cierre de ocho unidades que operan con este combustible de aquí a 2024.

Luego de que se firmara el acuerdo las empresas propietarias de estos activos (AES Gener, Colbún, Engie Energía Chile y Enel Generación Chile), señalaron las principales implicancias que tiene este proceso en sus actividades.

Engie Energía Chile

Axel Levêque, gerente general de Engie Energía Chile, señaló que el retiro de las unidades 12 y 13 (170 MW totales) de la central Tocopilla “ya fue aprobado por la CNE en 2018 y se ejecutará en las próximas horas. Sumado a eso, mediante un hecho esencial la compañía comunicó la solicitud enviada a la CNE para retirar las otras dos unidades a carbón ubicadas en Tocopilla (N°14 y 15, 268 MW en total) a contar del 1 de enero de 2022, según se cumplan algunas condiciones acordadas con la autoridad”.

El ejecutivo aseguró también que “el acuerdo refleja que este proceso necesariamente debe ser visto como una transición y no como un quiebre. Hoy el 40% de la matriz de Chile depende del carbón y por ese motivo deben complementarse de la mejor manera posible las variables ambientales, económicas y sociales, así como también la seguridad del sistema eléctrico nacional, de interés de todos los chilenos”

De acuerdo a lo indicado por el empresa, paralelamente al cierre de las unidades a carbón se “impulsó un plan de rotación de activos basada en el desarrollo de iniciativas de energía solar fotovoltaica y eólica”.

“La compañía cuenta hoy con proyectos de este tipo por unos 1.000 MW, que están en etapas tempranas -evaluación ambiental o con aprobación-, y donde destacan los permisos ambientales obtenidos para el parque eólico Calama (162 MW) y los parques solares Capricornio (90MW) y Tamaya Solar (122MW).
Toda esta evolución ha sido posible, en gran parte, gracias a las renegociaciones de distintos contratos que la compañía mantiene con tres de sus principales clientes mineros, concretadas en 2018 y que permitieron de forma anticipada acordar la descarbonización de dichos acuerdos”, se agregó.

Enel Generación Chile

Esta compañía recordó que el acuerdo establece que a más tardar el 31 de mayo de 2020 se procederá al retiro de la central Tarapacá y antes del 31 de diciembre de 2023 se contempla el cierre de Bocamina 1, sujeto a la autorización establecida en el Artículo 72°-18 de la Ley General de Servicios Eléctricos.

“Respecto a Bocamina 2 se prevé que Enel Generación fije como meta su cierre anticipado, a más tardar el 31 de diciembre del año 2040, sujeto al procedimiento aplicable para el retiro de centrales que contempla el acuerdo”, se indicó en un comunicado.

!Como grupo hemos venido liderando la transición energética hacia una matriz limpia y sustentable, y hoy confirmamos nuestro compromiso firmando un acuerdo que prevé el cierre progresivo de nuestras centrales a carbón, reduciéndolas a la mitad no más allá de 2023. Hoy somos el primer operador de energías renovables en el país, con el 70% de nuestra generación proveniente del agua, del sol, del viento y del calor de la tierra. Considerando nuestros planes de desarrollo para los próximos años, que prevén un crecimiento de más de 1 GW de capacidad renovable en nuestro portafolio, estamos convencidos de que seremos la primera compañía en tener su matriz energética libre de carbón en Chile”, explicó Paolo Pallotti, gerente general de Enel Chile.

Según se indicó, “la compañía realizará un plan de reubicación de todos los trabajadores de estas dos plantas considerando oportunidades en todas sus áreas y líneas de negocios para no generar ninguna desvinculación producto de este proceso. Este plan se llevará a cabo en los próximos años”.

[VEA TAMBIÉN: Primera fase de descarbonización implica cese de operaciones de 1.047 MW]

AES Gener

AES Gener comprometió el cese de operaciones de la Unidad 1 de Ventanas, para el 1 de noviembre de 2022 y el de la Unidad 2 del mismo complejo termoeléctrico para el 1 de mayo de 2024, “en el entendido que el Gobierno haya para esa fecha establecido el nuevo estado operativo denominado ERE (Estado de Reserva Estratégica) y se cumplan los términos esenciales de lo pactado en el anexo que acompaña al acuerdo”.

De acuerdo a lo informado en un comunicado, “la empresa continuará trabajando con las autoridades para establecer los futuros pasos en su cronograma de descarbonización, con miras a concretar los objetivos de la Ruta Energética, entre ellos, el cese de operaciones de las unidades a carbón hacia 2040. Para el logro de este objetivo, es menester la introducción de los cambios regulatorios definidos con la autoridad como parte del acuerdo de descarbonización, la ejecución oportuna de las inversiones en redes de transmisión y la incorporación de nuevas tecnologías que garanticen la seguridad y suficiencia del sistema”.

El presidente y CEO de The AES Corporation, Andrés Gluski, indicó que esta iniciativa va en línea con lo anunciado hace unos meses por AES, quien se comprometió a reducir la intensidad de emisiones de CO2 del portafolio en un 70% al 2030, comparado con los valores al 2016. “

En tanto, el gerente general de AES Gener, Ricardo Falú, indicó que “hemos ratificado nuestro total compromiso de seguir incrementando la presencia de energías renovables en la matriz energética de Chile, donde la hidroelectricidad y el almacenamiento de energía, podrán complementar la generación variable solar fotovoltaica y eólica, en momentos de ausencia de luz solar o viento, permitiendo una transición segura desde la generación termoeléctrica”.

Colbún

Colbún informó en un comunicado que que considera como meta el cierre para 2040 de la Central Santa María, su única planta generadora en base a carbón y una de las más nuevas del sistema, “sujeto a los compromisos contractuales vigentes de largo plazo asociados a dicha Central”.

Thomas Keller , gerente general de la compañía, planteó la importancia de que este plan “se lleve a cabo sin afectar obligaciones contractuales vigentes.”

“La decisión de hoy es coherente con la vocación por las energías renovables que Colbún ha desplegado desde su origen, y profundiza un camino que ya tomamos hace dos años cuando decidimos no construir la segunda unidad del Complejo Santa María, pese a tener todos los permisos aprobados. Tenemos una hoja de ruta en renovables donde nuestra ambición es duplicar el tamaño de Colbún en base a energía solar y eólica en la próxima década, lo cual nos permitiría reducir en cerca de 47% nuestro factor de emisiones por energía generada al final de ese período”, afirmó el ejecutivo.

“Luego que en junio de 2017 Colbún anunciara su decisión de no construir la segundad unidad del Complejo Santa María, en enero de 2018 la Compañía adhirió a la declaración de no iniciar nuevos desarrollos de proyectos a carbón que no contaran con sistemas de captura y almacenamiento de dióxido de carbono o tecnologías equivalentes”, informó la compañía.