(El Mercurio) Cumpliendo el plazo autoimpuesto por el Ejecutivo, el 4 de junio están citadas las empresas de generación eléctrica al Palacio de La Moneda, para dar a conocer el cronograma de cierra de las centrales termoeléctricas que operan en el país. Esto en el marco del plan de descarbonización que impulsan el Ministerio de Energía y la Asociación Gremial que reúne a estas compañías.

No obstante, hasta ahora existen pocos compromisos con fecha para concretar los primeros cierres. Estos incluyen las unidades 12 y 13 de Engie en Tocopilla, cuya desconexión ya está en marcha. A estas se sumaría la totalidad del mismo complejo para 2025-26. No obstante, ello depende de los avances que existan en materia de transmisión de energía.

Las centrales a carbón de la firma de capitales franceses suman 1.126 MW, un 54% de su parque de generación, donde se incluye Infraestructura Energética Mejillones (IEM). Esta planta recién comenzó su operación y tiene una vida útil de 35 años, por lo que la empresa podría optar por la reconversión de este activo cuando se cumpla la mitad de este período, buscando rentabilizar su inversión.

[VEA TAMBIÉN: Foro Eléctrico del Sur analizará descarbonización y flexibilidad del sistema eléctrico]

Otro de los planteles comprometidos en una primera etapa sería Bocamina I de Enel, firma que en el carbón representa un 8% de su matriz. Bocamina es de las carboneras más antiguas, con 48 años de servicio.

En esta misma línea se espera que en el corto plazo se incluyan Ventanas I y II de AES Gener, que cuentan con 54 y 41 años en operación.  Estas podrían ser parte del acuerdo vinculante que entregará al Gobierno. AES Gener cuenta con una mayor exigencia, ya que del total de su parque de 3.385 MW un 89% pertenece a carbón.

El caso de Colbún es similar al de Enel, ya que este tipo de centrales corresponden al 11% de su capacidad de generación.

El avance del plan está supeditado al desarrollo de las condiciones del mercado, entre ellas, el valor que se entregue por Servicios Cmplementarios, fundamentales para lograr la reconversión de las centrales, así como el precio de la energía que se adjudique en las próximas licitaciones.