La división de Energía de la empresa española Acciona desarrolló una solución a nivel global en el campo de la hibridación entre la energía eólica y fotovoltaica consistente recubrir la torre de un aerogenerador con paneles orgánicos flexibles destinados a producir energía para el consumo eléctrico interno de la turbina.

De acuerdp a lo informado por la compañía en un comunicado el proyecto “permitirá estudiar tanto el comportamiento de los paneles orgánicos –una tecnología fotovoltaica emergente- como su aplicación para mejorar la eficiencia del aerogenerador”.

“El sistema ya ha sido instalado en una de las turbinas del parque eólico de Breña (Albacete), que Acciona opera en propiedad. Se trata de un aerogenerador AW77/1500 de tecnología Nordex-Acciona Windpower, asentado sobre torre de acero de 80 metros de altura de buje”, se indicó.

Se instalaron 120 paneles solares adheridos a la torre eólica, ubicados en orientación sudeste-sudoeste “para captar el máximo de energía a lo largo de la jornada, y se han distribuido en ocho alturas, ocupando una longitud total de unos 50 metros de torre”.

[VEA TAMBIÉN: Acciona comienza construcción de segundo parque fotovoltaico en Atacama]

Los módulos fotovoltaicos totalizan una potencia de 9,36 kilovatios pico (kWp), son de tecnología Heliatek, modelo HeliaSol 308-5986, y tienen un grosor de tan sólo 1 milímetro, y una superficie unitaria de 5.986 x 308 milímetros.

“A diferencia de la tecnología convencional de fabricación de módulos fotovoltaicos basada en el silicio, los paneles orgánicos utilizan el carbono como materia prima, y se caracterizan por su flexibilidad estructural –lo que los hace adaptables a muy diversas superficies-; son también reseñables sus menores costes de mantenimiento, el menor consumo de energía en su fabricación, sus facilidades logísticas y el reciclaje íntegro de los materiales utilizados, pero su eficiencia es todavía inferior a la de los módulos de silicio”, destacó la compañía.

Generación

Según Acciona, “la aplicación inmediata del proyecto de Breña es producir parte de la energía que necesitan los sistemas internos del aerogenerador. Cuando éste se halla en funcionamiento, parte de la energía generada es utilizada para alimentar dichos sistemas auxiliares. En situación de parada, algunos sistemas deben seguir funcionando, por lo que son alimentados desde la red, con lo que el aerogenerador registra entonces un consumo neto de energía”.

El nuevo sistema fotovoltaico adherido a la torre permitirá cubrir en todo o en parte esa demanda inherente al funcionamiento del aerogenerador, cuando exista radiación solar e incluso -en una eventual fase posterior del proyecto-, en ausencia de sol mediante el uso de un sistema de almacenamiento en baterías, lo que redundará en todo caso en una mejora de la producción neta aportada a la red.

Los paneles orgánicos van conectados a dos inversores que transforman la corriente continua en corriente alterna, para su conexión posterior a la red que alimenta los equipos eléctricos del aerogenerador.

“Todo el sistema está monitorizado al objeto de poder evaluar la solución adoptada en condiciones reales tanto desde el punto de vista de la producción energética como de la degradación de los paneles solares. Conceptualmente, supone una configuración muy novedosa con respecto a las experiencias existentes de hibridación eólico-fotovoltaica, basadas en la instalación de paneles en suelo”, precisó la empresa.