(La Tercera-Pulso) Un complejo 2018 vivió la petrolera estatal, en un año marcado por los malos resultados financieros, despidos y la crisis ambiental en Puchuncaví. Pero eso va quedando atrás. En el primer trimestre de 2019, la compañía logró mejorar sus resultados después de impuestos en 43% interanual, pasando de US$9,6 millones en el primer cuarto de 2018 a US$13,7 millones en el mismo período de este año.

Esto, entre otras razones, fruto del plan de ajuste que lleva a cabo el gerente general de la empresa, Andrés Roccatagliata, quien asumió en la estatal en agosto del año pasado.

En relación con la utilidad antes de impuestos, la petrolera obtuvo una utilidad de US$2,8 millones, la que se compara positivamente con la pérdida de US$23,8 millones registrados en el mismo período de 2018.

“Aislando los efectos extraordinarios registrados en el primer trimestre del año anterior (efectos declarados en los estados financieros al primer trimestre de 2018 por US$79 millones), la mejoría se eleva a US$105,6 millones”, informó la estatal.

“Los esfuerzos que realizamos en 2018 y las duras decisiones de inicios de 2019 están dando sus primeros resultados. Tenemos que mantener el foco en cumplir con nuestras metas en aumento de productividad y eficiencia para este año. Estas cifras son un buen inicio, pero tenemos una larga tarea para consolidar buenos resultados en Enap”, dijo a PULSO el gerente general, Andrés Roccatagliata.

[VEA TAMBIÉN: Avanza recurso de reclamación por planta de Enap]

La estrategia

En el marco de la eficiencia y ahorros de y optimización de la dotación efectuado a comienzos de año. En temas de distribución, los ahorros se refieren fundamentalmente a la reducción de costos obtenidos en el transporte marítimo y logística.

Respecto de gastos de administración, se redujeron asesorías, servicios, honorarios, viáticos, sobretiempo y materiales, entre otros.

Así, Roccatagliata, sostuvo que el presupuesto para este año considera mejorar la situación financiera de la empresa,  el endeudamiento y reducir las pérdidas, por la vía de elevar la productividad, contener los gastos y priorizar inversiones. El plan de eficiencia para este año considera un recorte de costos y gastos por unos US$100 millones, y un aumento de productividad en torno al 10% para la Línea R&C y 5% para E&P.P