El respaldo de energía para la operación y mantención es la principal función que cumplen los grupos electrógenos instalados dentro de los parques eólicos en el sistema eléctrico nacional, especialmente en lo que respecta a las primeras etapas de las puesta en marcha de estas centrales, así como en el suministro de energía que requieren los sistema de control, protecciones eléctricas y comunicaciones, según sostienen los especialistas consultados por ELECTRICIDAD.

El uso de estos equipos también está pensado en las contingencias que surgen en el sistema eléctrico, particularmente en el caso de producirse fallas que afecten la continuidad de la generación eléctrica.

Funciones

Patricia Darez, Managing director de 350renewables, señala que los grupos electrógenos se utilizan para el suministro eléctrico durante las faenas de construcción y se instalan cerca de los trabajos transmitiendo energía en 220 V y 380 V tal como se requiere en faena, agregando que “adicionalmente se utilizan generadores móviles que se desplazan, según las necesidades”.

Durante la última fase de la construcción de un proyecto eólico, el uso de grupos electrógenos se justifica cuando “la energía eléctrica necesaria para realizar las pruebas a las unidades no puede ser obtenida desde el sistema”, explica Darez.

“En estos casos se utilizan grupos electrógenos de emergencia para energizar los aerogeneradores de manera individual y de esta manera completar las pruebas a los componentes eléctricos de las turbinas, tales como: generador, sistemas de control y protecciones”, asegura la ejecutiva.

En esto concuerda, José Luis Valenzuela, director ejecutivo de Sowitec Chile, desarrolladora de proyectos eólicos, quien señala que esta maquinaria también podría ser utilizada para el respaldo en la operación de los parques, específicamente enfocados a mantener energizadas las instalaciones.

“Cuando el parque no está generando y no se puede suministrar electricidad del sistema interconectado, debido a un blackout, por ejemplo; es necesario mantener los equipos energizados, como las protecciones, las comunicaciones y el sistema control del parque, para asegurar la integridad de los equipos y que estos puedan responder a las indicaciones del Coordinador Eléctrico Nacional”, precisa el especialista.

De todas maneras, José Luis Valenzuela aclara que “lo más común es la utilización de bancos de baterías de respaldo que además permiten modificar el pitch de las aspas en caso de excesivos vientos, o bien sistemas de estanques de aire comprimido en los casos de contar con sistemas hidráulicos para proteger los equipos”.

[VEA TAMBIÉN: 90% de grupos electrógenos en sector acuícola usan diésel]

Uso de grupo electrógeno en construcción de parque eólico. Foto: Gentileza Aela Energía

 

Respaldo

A juicio de Patricia Darez, la capacidad que tienen los grupos electrógenos para respaldar las llamadas cargas esenciales, como los sistemas de control, protecciones eléctricas y comunicaciones son clave frente a las contingencias que tiene la operación del sistema eléctrico.

“Durante y después de una falla en el sistema, estas cargas necesitan continuidad en el suministro eléctrico para lo cual son alimentadas en primera instancia y de manera prácticamente instantánea por bancos de baterías, los cuales dan paso a la conexión del grupo electrógeno cuando la eventualidad es más prolongada”, indica.

Agrega que el funcionamiento de esta tecnología se aplica preferentemente en la etapa de pruebas de los parques eólicos, donde el equipamiento asociado que tienen los grupos electrógenos, como el interruptor con que cuentan, “es conectado de manera temporal a los terminales del transformador elevador del aerogenerador, donde cada fabricante tiene su propio procedimiento y protocolo con el objeto de resguardar la seguridad de las personas y equipos involucrados”.

“Cuando se ha finalizado el proceso de pruebas de la unidad se procede a trasladar el grupo electrógeno a pie de otro aerogenerador que haya previamente completado su fase de montaje. Una vez que el parque entra en operación, el suministro de energía se produce a través de los servicios auxiliares de la subestación eléctrica”, sostiene Darez.

La ejecutiva menciona que la potencia de los grupos electrógenos utilizados en la fase de pruebas y en la puesta en servicio de los aerogeneradores “tienen una potencia nominal de 100 kVA”.

Para José Luis Valenzuela, existen nuevas soluciones para el respaldo de energía en centrales de generación que continúen desplazando los grupos electrógenos para cumplir estas funciones, “especialmente con el futuro uso de baterías que puedan suministrar energía por más tiempo y otros combustibles como el hidrógeno, que puede producirse localmente cuando está generando el parque, u otros tipos de almacenamiento de energía o combustibles alternativos que comienzan a propagarse hoy”.

“Lo que es importante recordar, es que las turbinas eólicas modernas no requieren de un motor de arranque para comenzar a operar, eso lo logran con la fuerza natural del viento que las impulsa a generar electricidad limpia y sustentable para el desarrollo del país”, concluye el especialista.