Un 43% de las empresas del sector energético declaran aplicar políticas de contratación que promuevan la incorporación de mujeres, 33% de estas lo hacen a nivel general, mientras que dos empresas la promueven en ocupaciones tradicionalmente masculinas, según se indica en el estudio “Diagnóstico de la situación de inserción de la mujer en el sector energético”, encargado por el Ministerio de Energía.

En el documento se señala también que el 80% de las empresas asegura que utiliza un lenguaje neutro al género en las ofertas de trabajo y en la contratación.

Resultados

Según el estudio, la tasa de promociones favorece levemente a las mujeres, puesto que se sostiene que fueron promovidas 8,1 de cada 100 mujeres y 7,6 hombres de cada 100 con contrato vigente en relación directa con la empresa.

“Los movimientos de contratación y despido las desfavorecen. La tasa de contratación de hombres es de 9,9 y la de mujeres de 8,6, en tanto la tasa de desvinculaciones es mayor para las mujeres: 8,8 versus 8,5, de manera que la dotación se está masculinizando y las acciones para cambiar esta tendencia se hacen urgentes”, se advierte.

[VEA TAMBIÉN: Estudio revela que la participación de las mujeres en la industria energética es de 23%]

El estudio además sostiene que esta situación se empeora si se consideran los tipos de contrato, ya que se señala que los hombres aumentan relativamente más en los contratos indefinidos, mientras que las mujeres se mantienen y las nuevas contrataciones son relativamente más importantes en los contratos a plazo fijo.

“Se masculiniza el personal contratado a plazo indefinido y se feminiza el personal contratado a plazo fijo. Según estos datos se constata un empeoramiento de las condiciones de las mujeres en términos del tipo de contrato al que acceden”, se explica al respecto.

Sin embargo, se señala que en el segmento de generación y de transmisión, se manifiestan “tasas netas positivas de contrataciones menos desvinculaciones, en ambos casos mayores para las mujeres que para los hombres. En el primero hay un aumento neto en la tasa de mujeres de 8,7% y de hombres de 3,2%, en el segundo son 17,6% y 4,3% respectivamente, lo que indica feminización de estas actividades, tanto en el grupo de contratos indefinidos como en los contratos a plazo fijo”.

Vea el estudio completo aquí