ABB mostró un nuevo interruptor con tecnología digital, el cual estará disponible a partir de 2020 y que utiliza una tecnología de semiconductores aislantes de puerta-conmutados (IGCT) que se combina con un nuevo software de gestión de energía predictiva integrado, algoritmos de protección y mayores niveles de conectividad.

Giampiero Frisio, Business Line Manager Smart Power de ABB, sostuvo que la tecnología de interruptores de circuito “puede satisfacer mejor las demandas de las energías renovables, la electrificación del transporte y las redes eléctricas modernas”.

De acuerdo a lo informado por la empresa mediante un comunicado el interruptor  “será alrededor de 100 veces más rápido que los interruptores electromecánicos tradicionales. Su velocidad maximiza el rendimiento de los sistemas de distribución de energía, manteniendo la continuidad del servicio, además de mejorar la seguridad y la protección de las personas y los equipos, ya que como no hay liberación de energía cuando se interrumpe la corriente, no hay riesgo de exposición al arco eléctrico”.

[VEA TAMBIÉN: ABB y Ericsson acuerdan avanzar en automatización y comunicación inalámbrica]

“En el caso de una falla eléctrica en un sistema de batería de 4 MW, el nuevo interruptor puede evitar pérdidas de hasta $100.000 por planta de la remuneración de energía perdida y los costos de recuperación del sistema”, afirmó Frisio.

Aplicaciones

El ejecutivo mencionó que el interruptor también se aplica en las siguientes áreas:

  • Transporte Eléctrico: “En los buques marinos, por ejemplo, el interruptor permitirá mantener los sistemas en funcionamiento sin mucha interrupción, ya que es posible desconectar sólo una zona defectuosa mientras se mantiene el resto del sistema de distribución eléctrica en funcionamiento, por lo que las paradas completas del sistema serán cosa del pasado”.
  • Soluciones de almacenamiento de baterías: “En caso de falla, el interruptor desconecta la zona defectuosa solamente, lo que evita que todos los fusibles del bastidor exploten hacia arriba y el cierre resultante de todo el sistema. El resultado es maximizar el tiempo de actividad de la planta y minimizar las pérdidas de ingresos”.