(El Mercurio) El Gobierno y el Parlamento retomaron ayer la discusión por la reforma del Código de Aguas. En la Comisión de Agricultura del Senado, el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, expuso los principales lineamientos de la indicación sustituta al proyecto de ley. Uno de estos es la certeza jurídica. «Nosotros la consideramos muy importante, precisamente para que el sector privado invierta en proyectos que generen nuevas fuentes de agua o en tecnología que signifiquen ahorro de agua», comentó el ministro.

Agregó que la propuesta del Gobierno mantiene los derechos de aprovechamiento de agua que existen en la actualidad. Estos son derechos que se conceden, que se otorgan sin un plazo definido. «Simultáneamente sí estamos cambiando la forma de otorgamiento, en cuanto a que se establece un sistema de remate (para los nuevos derechos)», comentó Fontaine.

El secretario general de la Sociedad Nacional de Agricultura, Juan Pablo Matte, comentó que desde el gremio todavía no logran entender bien cómo va a operar en la práctica. «No es tan fácil el tema», dice. Matte ejemplificó la situación con el caso de un agricultor que invierte en un pozo para extraer agua y esta se tendría que ir a remate. «No logro entender cómo se va a ir a remate un agua que está en mi campo», plantea. En caso de que el inversionista no gane el remate, Matte se pregunta: ¿quién paga la inversión, por algo que no tengo la certeza de que me quedaré con él? Por su parte, el presidente de la Confederación de Canalistas, Fernando Peralta, plantea que la medida es poco práctica, pero reconoce que ayudará a combatir la especulación con los derechos de agua.