(Reuters LTA) Los precios del petróleo detuvieron su repunte el lunes, con los dos contratos referenciales perdiendo casi un 1%, después de que el ministro de Finanzas ruso dijo que su país y la OPEP podrían decidir aumentar la producción para pelear participación de mercado a Estados Unidos, donde el bombeo se mantiene en máximos récord.

Las pérdidas fueron limitadas por un ajuste de los suministros mundiales, ya que la producción ha disminuido en Irán y Venezuela ante las señales de que Estados Unidos endurecerá aún más las sanciones a estos dos productores que integran la OPEP.

Los futuros del crudo Brent bajaron 37 centavos, o un 0,52 por ciento, a 71,18 dólares por barril, tras cotizar más temprano por debajo de los 71 dólares. El contrato alcanzó el viernes su nivel más alto desde de 12 de noviembre a 71,87 dólares.

Los futuros del crudo en Estados Unidos, en tanto, perdieron 49 centavos, o un 0,77 por ciento, a 63,40 dólares por barril.

El ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, dijo durante el fin de semana que Rusia y la OPEP podrían decidir aumentar la producción para luchar por participación de mercado con Estados Unidos, pero esto haría que el petróleo baje a 40 dólares por barril.

La producción también ha estado cayendo fuertemente en Venezuela debido a las sanciones de Estados Unidos. Se espera que el bombeo iraní se vea afectada cuando Estados Unidos endurezca las sanciones contra Teherán en mayo.

“Vemos un riesgo de un alza en los precios del petróleo para fines de año”, dijo Bank of America Merrill Lynch, citando un debilitamiento del dólar y un aumento en la demanda de destilados.