(El Mercurio) CEO del grupo reconoció que hacerse con la tercera distribuidora más grande del país encajaría con las redes que tienen actualmente.

Fue el propio CEO de Enel, Francesco Starace, el que reconoció el interés de la firma italiana de participar en la puja por los activos que la firma norteamericana Sempra tiene a la venta.

Se trata de aquellas participaciones que posee la firma -con sede en San Diego- en Perú y en Chile, donde es la dueña de Chilquinta, tercera distribuidora de energía más importante del país, con 700 mil clientes, por detrás de CGE y de la propia Enel.

Según declaraciones del CEO del grupo, Francesco Starace, recogidas por el medio Market Watch, tras una eventual adquisición, «se puede crear un gran valor al juntar las cosas. Encajarían bien con nuestras redes de distribución».

El alto ejecutivo del grupo señaló que el mercado eléctrico está cada vez más competitivo; pero a la vez, que es en el continente americano en donde existen las mayores oportunidades de crecimiento para Enel. Prueba de esto es que durante los último años, la región ha ido creciendo significativamente en su aporte al Ebitda del grupo.

«No vemos ningún límite para el espacio de crecimiento en el futuro. No vemos una compresión. Estamos en una sala llena de gente, pero la sala es cada vez más grande. Esto continuará durante, al menos, los próximos 10 años», sostuvo Starace.

Según los analistas, una potencial oferta rondaría los US$ 3.000 millones, porque además se incluyen los activos que tiene Sempra en Perú, donde con Luz del Sur posee más de 4 millones de clientes en Lima, la capital.

Según trascendió, esta última posición reviste un gran atractivo para Enel, que a través de su filial chilena, Enel Américas, se ha mostrado interesada en tener presencia importante en las grandes urbes o capitales del continente.

Sin ir más lejos, el año pasado se concretó el ingreso de la italiana a Eletropaulo, la mayor distribuidora de energía de Brasil, con más de 17 millones de clientes.

Junto con lo anterior, Enel estaría viendo en esta eventual adquisición una oportunidad para expandir su división Enel X, que ya está en el mercado peruano, pero que tiene grandes perspectivas para seguir creciendo.