Con presencia internacional en América del Norte y del Sur,  Asia y Europa, Freeport-McMoran es una de las mayores productoras y comercializadoras de cobre a nivel mundial: durante 2018 su producción alcanzó 1.400.000 toneladas.

Esta posición privilegiada le permite tener una perspectiva informada sobre los aspectos más relevantes que determinarán la demanda futura del metal rojo.

En el contexto de la Conferencia Mundial del Cobre que se realiza en Santiago con motivo de la CescoWeek, Javier Targhetta, VP senior de ventas y marketing de Freeport-McMoRan y presidente de Atlantic Copper, realizó su presentación “Cobre, dando forma al futuro”, en la cual proyectó las principales tendencias mundiales sobre esta materia, las que agrupó en tres.

  • Urbanización y electrificación residencial: billones de personas están prosperando en los países en vías de desarrollo, llevando la economía hacia mayor crecimiento y consumo.
  • Transición energética: las energías limpias jugarán un rol predominante en un modelo inevitablemente basado en la sustentabilidad.
  • Vehículo eléctrico: la electrificación, incluyendo pero no limitándose solo a los EVs (vehículos eléctricos), es absolutamente necesaria para la transición global a “cero carbón”, durante este siglo.

Cobre y energía sostenible

El 55% de la población mundial vive hoy en áreas urbanas, frente al 30% de 1950. Esto es, 4.200 millones de habitantes, versos 751 millones en 1950.

Asimismo, se proyecta que el 64% de la población vivirá en ciudades hacia 2040. Es decir, se sumarán 1.700 millones de habitantes urbanos. El 90% de este crecimiento ocurrirá en Asia y África.

“El cobre será clave para este crecimiento urbano sin precedentes”, dijo Javier Targhetta, quien añadió que se prevé un uso intensivo de 1 kg de cobre por cada metro cuadrado construido, especialmente en electrificación.

Esta situación también acarreará un cambio en cómo está compuesto el mix mundial de generación energética. Según las estimaciones entregadas por el VP de Freeport, la generación eléctrica renovable global crecerá a 10.574 TWh en 2040, frente a los 2.242 de 2017. Y la participación de las renovables en el total crecerá a 26% desde el actual 9%, en el mismo periodo.

Targhetta también compartió datos concretos del uso del cobre. Por ejemplo, los generadores renovables utilizan entre 8 y 12 veces más cobre que los generadores convencionales. A su vez, los generadores eólicos usan entre 2,5 y 6 toneladas de cobre por megawatt. Los generadores solares utilizan 4 toneladas de cobre por megawatt.

Ambas tecnologías serán las mayores fuentes de generación renovable hacia 2040.

El ejecutivo además entregó las siguientes proyecciones:

  • La generación a nivel mundial crecerá de 26.000 TWh/año actual a 40.000 en 2040.
  • El 70% de ese crecimiento provendrá de energías renovables.
  • El 57% del consumo de cobre provendrá en 2040 del uso balanceado entre generación, transmisión y distribución.

Vehículos eléctricos: rol estratégico

Las ventas globales de EV aumentaron 46% a 1.6 millones en 2018. Javier Targhetta comentó que “hay consenso en que la producción de EV crecerá exponencialmente”.

Y añadió que las ventas de vehículos que incorporan tecnología eléctrica podrían crecer a 450 millones en 2040.

“El mercado puede subestimar en gran medida la demanda de cobre a largo plazo que surge con el crecimiento de la urbanización y el cambio a una economía baja en carbono”, concluyó en relación con las perspectivas de suministro de cobre a nivel global.