(La Tercera-Pulso) Un sueño que no se hizo realidad. Lo que hace unos años era el gran proyecto de la estatal Enap -el desarollo de un polo gasífero de clase mundial en Magallanes- dejó de serlo. Esto, luego de que la empresa enfrentara una profunda crisis el 2018, año que perdió US$231 millones.

Sin embargo, la situación venía arrastrándose desde años previos, por lo que la administración actual decidió frenar proyectos que no sean tan rentables.

Los sobre US$1.000 millones que había invertido Enap Magallanes -filial de Enap- para explorar hidrocarburos en la zona, no dieron los resultados esperados. Esto, pese a que el objetivo inicial, que era asegurar suministro de gas para la región de Magallanes -tanto para el consumo residencial como industrial, -donde el principal cliente es Methanex- está largamente cumplido.

Sin embargo, las perspectivas más ambiciosas apuntaban incluso a abastecer a gran parte del país. Más aún: en 2017 se llegó a hablar de instalar un terminal de licuefacción para enviar el gas obtenido en Magallanes tanto a Quintero como a Mejillones, donde están instalados los dos muelles de regasificación que existen en el país.

Pero la nueva administración, que encabezan Loreto Silva, presidenta del directorio y Andrés Roccatagliata, gerente general; decidió bajar drásticamente la inversión en este proyecto desde los sobre US$300 millones anuales que destinó la compañía en la anterior administración para este plan, a US$100 millones. Esto es un quinto de los US$500 millones que invertirá la estatal este año, un recorte de US$300 millones respecto del plan anual total que se venía ejecutando año a año.

[VEA TAMBIÉN: Enap Magallanes abre nuevo polo para desarrollo de gas no convencional]

Cambio de planes

El objetivo ahora ya no es desarrollar un polo de escala mundial, sino solo mantener bien abastecida a la región más austral de Chile.

“Las inversiones que se hicieron ya están hechas. Hacia el futuro vamos a tener un filtro mucho más riguroso en la evaluación de las inversiones y ser más exigentes respecto del retorno que se les exige a estos desembolsos”, dijo en marzo Loreto Silva a PULSO. La presidenta de Enap agregó que este tipo de proyectos “ciertamente no tuvieron los resultados esperados en término de costos y retornos”.

Sin embargo, para Alejandro Avendaño, presidente del Sindicato de Trabajadores de Enap Magallanes, el gran problema es Methanex. Esto, porque tienen un contrato que los amarra hasta 2023, por lo que no pueden sacar más gas y llevarlo al resto del país, explicó. “Es un tema que tiene que ser solucionado. Han pasado muchos gobiernos y ninguno ha podido arreglar esta situación de que nosotros efectivamente podamos abastecer el resto del país”, manifestó Avendaño. Así agregó que “es un sueño que se ha apagado, porque no hay compromiso real de quienes son los dueños. Si uno quisiera realmente abastecer al país de gas podemos hacerlo”.

En relación a 2019, indicó que tienen proyectado hacer 27 pozos, que estarán destinados a abastecer la región y el contrato con Methanex. Pero, recalcó que “tenemos que empezar o por lo menos descubrir, lo que es el gas no convencional y ahí no se ha hecho nada”.