(Economía y Negocios online) La transición energética a nivel mundial -medida en términos de seguridad, accesibilidad y sostenibilidad- se ha estancado en los últimos cinco años, pues aunque hay más gente que tiene energía, el progreso ha sido casi nulo desde el punto de vista medioambiental.

Un informe que analiza esta temática y que ha sido publicado hoy por el Foro Económico Mundial afirma que los sistemas energéticos “son menos abordables (para los consumidores) y no son más sostenibles para el medio ambiente que cinco años atrás”.

De acuerdo a sus avances en esta materia, cincuenta y cuatro países de economías avanzadas son calificados en un índice en el que España ocupa la posición 27, por delante de Estados Unidos (28).

El ránking lo lidera Suecia, seguido de Suiza y del resto de países nórdicos, mientras las dos primeras grandes economías europeas que aparecen son Reino Unido en el séptimo puesto y Francia en el octavo.

Esta evaluación critica a las economías más importantes del planeta por su poca disposición para abordar los retos más importantes de la transición energética.

El Foro Económico Mundial recuerda que los países que se ubican en las mejores posiciones del índice apenas representan el 2,6% de las emisiones anuales globales.

[VEA TAMBIÉN: Empleos verdes en el mundo serán 24 millones para el año 2030]

Actualmente, menos de 1.000 millones de personas viven sin electricidad, lo que indica que el acceso ha aumentado año a año, pero esto se ha logrado en algunos casos a costa de imponer precios que no son asequibles para las capas más pobres en ciertos países.

En relación al medio ambiente, el informe señala que el estancamiento en la transición energética tiene entre sus principales razones que el carbón sigue siendo utilizado masivamente para la producción de energía en Asia.

Las energías fósiles representan un 81% del abastecimiento de energía primaria, una proporción que se ha mantenido casi inalterada en las últimas tres décadas, según el informe.

Por primera vez en tres años, el consumo de carbón aumento en 2018, se agrega.

Ello explica que las proyecciones de emisiones de dióxido de carbono hayan aumentado en más de 2% en 2018, lo que de confirmarse habrá sido el nivel más alto desde 2014.

Latinoamérica y Caribe es la región del mundo que consigue mejor puntuación en sostenibilidad medioambiental en el contexto de la transición energética gracias a su capacidad de generación hidroeléctrica.