(Economía y Negocios online) La chilena Empresas Copec solicitó por segunda vez al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) suspender el proceso de evaluación de la declaración de impacto ambiental (DIA) del proyecto con el cual busca instalar un terminal para la recepción, almacenamiento y distribución de combustibles en la comuna de Coronel, Región del Biobío.

En octubre pasado, la firma había solicitado extender al 31 de marzo el plazo para remitir la adenda con respuestas al Icsara emitido por el SEA, pero en esta ocasión solicitó un nuevo aplazamiento, esta vez hasta el 29 de julio del presente año.

«La razón para solicitar que se extienda la suspensión es que se requiere de más tiempo para responder adecuadamente el Icsara de la citada Declaración de Impacto Ambiental. Particularmente, como había sido informado con anterioridad, mi representada se ha visto en la obligación de iniciar el desarrollo de etapas más avanzadas de la ingeniería, debido a que varias consultas contenidas en el Icsara dicen relación con especificaciones y mayores detalles de algunas de las obras del Proyecto (a modo de ejemplo, las consultas número 4, 12, 16, 17, 20, 21, 69, 82, 92, entre otras). Lo anterior, con el fin de responder adecuadamente las observaciones que versan sobre materias que, generalmente, se definen en la etapa de ingeniería de detalles», explica Renato Gaete, representante de la empresa.

En este contexto, añade que «si bien se había estimado que los estudios de ingeniería concluirían inicialmente en el mes de enero de 2019, debido a que algunos análisis ambientales han debido ser complementados de modo de compatibilizar los requisitos ambientales con las especificaciones de ingeniería solicitadas, el desarrollo de dichos estudios será extendido hasta el mes de mayo de 2019».

[VEA TAMBIÉN: Empresas Copec ganó más de US$1.000 millones en 2018]

«Así, con dichos antecedentes, se podrán concluir las respuestas a las solicitudes de información formuladas por la autoridad y a las demás consultas que pudieren estar relacionadas», apuntó.

De todas formas, Copec aseguró que «en el caso que los trabajos de ingeniería actualmente en desarrollo (para dar respuesta a consultas específicas del Icsara) concluyan antes de lo planificado, mi representada podría finalizar la elaboración de las respuestas y la presentación de la Adenda antes del plazo indicado».

De momento, el SEA aún no se pronuncia respecto a esta solicitud.

El proyecto fue ingresado a evaluación ambiental en junio de 2016, y consiste en la construcción de dos terminales marítimos, uno para la operación de Naves Mayores (Buque Tanques) y otro para Naves Menores (Barcazas).

Asimismo, contempla instalaciones de almacenamiento y distribución de combustible con 17 tanques de almacenamiento con una capacidad total agregada de 190.000 m3, tanques de combustibles de apoyo operacional y consumo esporádico que totalizan 375 m3.

La inversión alcanzaría los US$ 123 millones.