(La Tercera-Pulso) La OPEP se dispone a suspender la reunión que tenía previsto relizar en abril y decidirá si extiende sus recortes de producción en junio, cuando el mercado podrá evaluar el impacto total de las sanciones estadounidenses a Irán y la crisis de Venezuela.

Un panel integrado por ministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados recomendó este lunes la cancelación de la reunión extraordinaria prevista para el 17 y 18 de abril, lo que significa que el próximo encuentro regular se realizaría el 25 y 26 de junio.

El ministro de Energía de Arabia Saudita, líder de facto de la OPEP, dijo durante el fin de semana que parece que el mercado tendrá exceso de suministro hasta fines de año, pero que abril sería demasiado pronto para adoptar cualquier decisión sobre la política de producción.

“El consenso que escuchamos (…) es que abril será prematuro para tomar una decisión sobre la producción en la segunda mitad”, dijo stel lunes el ministro saudí, Khalid al-Falih. “Mientras los niveles de los inventarios sigan subiendo y estemos lejos de los niveles normales, seguiremos en este camino, guiando al mercado hacia el equilibrio”, agregó.

Estados Unidos ha estado aumentando sus exportaciones de crudo en los últimos meses, mientras impone sanciones a integrantes de la OPEP como Venezuela e Irán en un intento por reducir los envíos de ambos países a los mercados globales.

[VEA TAMBIÉN: La AIE prevé que el mercado petrolero caerá en déficit en el segundo trimestre]

Las políticas de Washington han generado un nuevo nivel de complicación para la OPEP mientras intenta predecir el panorama global de la oferta y la demanda. “No estamos bajo ninguna presión, excepto la del mercado”, dijo Falih a la prensa antes de la reunión del Comité Ministerial Conjunto de Supervisión (JMMC, por sus siglas en inglés) en la capital de Azerbaiyán, Bakú, tras ser preguntado acerca de si estaba siendo presionado por Washington para elevar el bombeo.

Al ser consultado sobre si fue informado acerca de si Washington ampliará sus exenciones para compradores de crudo iraní, que concluirán en mayo, Falih afirmó que “hasta que veamos el daño a los consumidores, hasta que veamos el impacto en los inventarios, no vamos a cambiar el rumbo”.

Los niveles de los inventarios y las inversiones petroleras son los dos factores principales que guían la acción de la OPEP, señaló Falih, agregando que las estimaciones de la industria petrolera muestran que se necesitarán US$11 billones en inversiones en las dos próximas décadas para cumplir con el crecimiento de la demanda. “Nuestro objetivo es bajar los niveles globales de inventarios a niveles más normales y, lo que es incluso más importante, proteger de forma proactiva un exceso de suministro”, indicó.

“Otra métrica importante es el estado de las inversiones petroleras (…) no estamos viendo una tendencia inversora que nos acerque a las cifras requeridas”, añadió.