(El Mercurio de Antofagasta) Tres nuevos proyectos de generación eléctrica solar aprobó esta semana la Comisión de Evaluación Ambiental (CEA) de Antofagasta.

El conjunto de iniciativas considera una inversión de US$203 millones, un aporte de 215 MW al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) y la creación de 1.048 nuevos puestos de trabajo en su etapa de construcción.

Efectivamente, en su sesión del miércoles la CEA otorgó luz verde -por unanimidad- a tres proyectos fotovoltaicos que iniciaron su tramitación durante 2018.

Se trata de los parques fotovoltaicos Usya de 64 MW de la empresa Acciona; Verano San Juan I de 9 MW propiedad de la firma Victoria Solar SPA y Pampa Tigre de la irlandesa Mainstream Renewable Power Chile que aportará 142 MW.

El seremi de Energía, Aldo Erazo, aseguró que la aprobación de estas iniciativas es una muy buena noticia para el país y la región. “Esto nos demuestra que el futuro de la matriz seguirá siendo renovable, consolidando a la región como líder en materia de ERNC”, dijo.

Según la autoridad, esto da cuenta que la región de Antofagasta poco a poco está abriendo camino hacia la transición energética.

“Con la aprobación de estos proyectos estamos en el camino que nos ha mandatado nuestro Presidente Sebastián Piñera, relacionado a que el desarrollo debe ser integral y sustentable, respetando el medio ambiente y las visiones de los distintos habitantes del territorio. Asimismo, estos proyectos permitirán crear más empleos y oportunidades para nuestros habitantes, y de igual forma generan dinamismo económico”, sostuvo Erazo.

[VEA TAMBIÉN: Celdas flexibles y coloreadas podrían masificar definitivamente la energía solar]

Potencial

De acuerdo a los datos de la Seremi de Energía, actualmente la región posee una cartera de más de 81 iniciativas de generación de energía en distintas etapas de desarrollo, con un potencial identificado superior a los 12.000 MW y una inversión que supera los US$33.000 millones.

De ese total, 75 iniciativas corresponden a proyectos de generación en base a ERNC.

Además, Erazo destacó que en la región existe un proyecto en construcción de una planta de concentración solar de potencia de torre central (Cerro Dominador) de 110 MW, en la comuna de María Elena.

“La ejecución de esta iniciativa agrupa una inversión privada de US$1.100 millones. Además, se encuentra en estado de prueba una central termoeléctrica en base a carbón de 375 MW. Esperamos que en los próximos meses comience la construcción de al menos tres iniciativas renovables”, concluyó.

Barreras

¿Qué falta para que esta amplia cartera de proyectos finalmente se ejecuten?

El director de Estudios de la Asociación Chilena de Energías Renovables AG, Darío Morales, aseguró que “si bien las energías renovables han tenido un importante desarrollo en los últimos años, en particular las no convencionales (ERNC), todavía persisten algunas barreras para su completa implementación”.

Una de ellas -según Morales- está asociada a la burocracia que conllevan los permisos para el desarrollo de los proyectos de generación y transmisión.

“Con respecto a este último punto, sólo hay que detenerse en lo que ha sucedido con la línea Cardones – Polpaico, donde el atraso en su materialización ha implicado costos relevantes para el desarrollo de los proyectos de energía renovable, impidiendo que la energía limpia generada llegue a los grandes centros de consumo. Un ejemplo claro es lo que ha pasado con la energía solar, que ha visto importantes recortes en su producción, es decir, pérdida de energía limpia, lo que ha tenido que ser sustituido por energía más cara y contaminante”, advirtió.