Chilquinta Energía dió luz verde para iniciar el reemplazo de su flota corporativa de vehículos a combustión por automóviles 100% eléctricos. Los nuevos Citroën Berlingo eléctricos serán utilizados por los inspectores comerciales de Viña del Mar, Quilpué, San Antonio, Quillota y Los Andes.

Por otro lado, la capacidad de abastecimiento eléctrico de estos vehículos varía entre los 30 minutos y las siete horas, según el tipo de carga rápida o intermedia, respectivamente.

El subsecretario de Energía, Ricardo Irarrázabal, se refirió a la medida de Chilquinta Energía enfatizando que “es importante dar una señal de descentralización en temas de electromovilidad. Se está construyendo una red, hay mucha gente que está muy interesada en todas las regiones y por lo tanto todas las regiones están llamadas a sumarse a este gran fenómeno que significa la electromovilidad”.

Planificación en electrolineras

Por otro lado, la empresa energética contempla sumar nuevas electrolineras para robustecer la carretera eléctrica a lo largo de Chile.

Actualmente la distribuidora cuenta con una decena de puntos de carga para vehículos eléctricos, distribuidos en su zona de concesión. Esto incluye: Valparaíso (edificios corporativos en Barón, Curauma y Lo Orozco y estación de servicio Shell de Placilla), Viña del Mar (supermercado Jumbo de 1 Norte), El Belloto y los Centros de Servicio de Chilquinta de San Antonio, Los Andes y Quilpué

[VEA TAMBIÉN: CNE inicia consulta pública sobre anexo técnico para medidores inteligentes]

“Además, realizaremos capacitaciones y charlas, centradas en diversos temas de electromovilidad, para entidades de la región como bomberos y colegios, comunidades y agrupaciones, con el fin de entregar más herramientas a quienes también tendrán en el futuro relación cotidiana con temas de electromovilidad”, explicó la jefa de Innovación de Chilquinta, María José Riquelme.