(La Segunda) El boom de la energía no convencional parece no detenerse. La Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera) informó que durante diciembre de 2018, las llamadas Energías Renovables No Convencionales (ERNC) llegaron a aportar el 18% del total de la matriz energética del país, acercándose con ello a la meta de 20% que el Estado se había impuesto para el año 2025.

De hecho, la participación de diciembre llegó a 20,7%, de acuerdo a estadísticas elaboradas por Acera en base a datos de la Comisión Nacional de Energía, el Coordinador Eléctrico Nacional  y el Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Sin embargo, la norma establece que esta meta debe cumplirse a lo largo de un año.

Caber recordar que el mencionado objetivo se fijó durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, ya que este tipo de energías son consideradas más limpias que sus pares convencionales o nucleares.  Sin embargo, diversos expertos apuestan a que en 2019 (seis años antes) ya se llegará a cumplir definitivamente la “meta”, en medio de un boom por la demanda y las expectativas por esta forma de generación, que ha llevado a que medios como el Washington Post llamen a Chile “la Arabia Saudita de la energía solar”.

[VEA TAMBIÉN: Inician licitación de terrenos fiscales por más de 8.000 hectáreas para proyectos de energía]

Precisamente esta energía es la que lideró la generación en diciembre con un 9, 39%, seguida por la eólica (viento) con 6,02% , y la hidráulica con 3,02%.

En total, a diciembre de 2018, hay 5.300 MW de potencia generada por ERNC en funcionamiento, mientras que 24.354 MW yacen en proyectos aprobados. Durante enero, el Servicio de Evaluación Ambiental aprobó tres proyectos de Energías Renovables, que aportaron 156 MW más a la matriz. Por otra parte, indica Acera, seis proyectos fueron admitidos a calificación durante el mes, sumando 46 MW.

En 2012, la potencia instalada era de 952 MW, los que a diciembre de 2017 habían crecido exponencialmente hasta llegar a 4.895 MW. Si bien es cierto las ERNC se acercan a la meta, la instalación en 2018 no superó las expectativas del gremio que eran de 1.000 MW adicionales.

Se considera como Energías Renovables no Convencionales, a la energía eólica, la solar biológica geotérmica y mini hidráulica.