Esta noticia fue compartida para ELECTRICIDAD por el portal ElectroMov

Alberto Escobar posee un rol activo en la implementación estratégica de la electromovilidad en Chile, que lleva a cabo por medio de dos organismos: El Automóvil Club de Chile -donde es gerente de Movilidad y Políticas Públicas- y en la Agrupación de Movilidad Eléctrica de Chile (Amech), en la se desempeña como secretario general.

En su cargo del Automóvil Club de Chile, Escobar firmó el acuerdo público-privado para electromovilidad establecido por el gobierno y 38 empresas en diciembre de 2018. Con esto, la corporación de automóviles se dispuso a entregar cursos abiertos para conductores de vehículos livianos y buses, junto con la realización de trabajos para fomentar el intercambio de flotas de combustible a eléctricas.

ElectroMov conversó con el gerente de ambas organizaciones para abordar el fomento al vehículo eléctrico a nivel general en Chile.

El Rol De Automóvil Club De Chile Y Amech

¿Qué está realizando ahora la Amech y Automóvil Club para incentivar electromovilidad?

En el caso del automóvil Club de Chile nosotros estamos ejecutando unos fondos de Corfo para reducir brechas fundamentalmente en los taxistas. También estamos trabajando con fondos internacionales para realizar una capacitación regional para el resto de los Automóvil Club en todos los temas de electromovilidad. De alguna manera para generar también monitores dentro de los mismos automóviles clubes, para replicar el modelo de electromovilidad a fin de desarrollarlo.

En lo que la Amech representa hoy en día, evidentemente estamos terminando de ordenar algunas cosas, estuvimos participando con el tema de la Fórmula E y otros eventos anexos que tenían que ver con electromovilidad.

A partir de marzo ya deberíamos ir tomando nuevas acciones que tienen que ver con generar un nuevo seminario. Ya hicimos un seminario el año pasado, esta vez queremos hacer uno más circunscrito a traer a alguien que esté bastante involucrado en lo que tiene que ver con la movilidad eléctrica pública.

Lo otro que queremos trabajar en 2019 es todo el tema de los puntos de carga y seguir reduciendo brechas que existen entre la gente que todavía tiene argumentos muy antiguos con respecto a la electromovilidad que parece que estuvieran hablando del año 2000.

[VEA TAMBIÉN: La experiencia latinoamericana en electromovilidad]

Normativas

¿Cómo pueden las normativas ayudar, tomando en cuenta la Ley de eficiencia energética?

Yo dificulto que pueda ocurrir algo en ese sentido vía una imposición, porque en definitiva no se puede poner cuotas porque no se sabe lo que se tiene. Por ejemplo, se han abierto dos o tres postulaciones para cupos de autos eléctricos en taxis y colectivos. Son bastante significativos, pero todavía no hay autos. La gente podría eventualmente embarcarse financieramente en la compra y no va a tener cómo llenar ese cupo y cumplir con el tiempo y forma que pidió el Ministerio.

En términos de legislación esto es algo que tiene harto que avanzar. Por ejemplo, en cosas muy sencillas, como el hecho que tu auto en el padrón no dice que es eléctrico. Por otro lado, las casas,los hogares las oficinas no tienen punto de carga.

También hay que explicarle a la banca cómo se financian los autos eléctricos (taxis y colectivos públicos) porque se deprecian en un tiempo mucho más largo y los créditos deben ser distintos.

Oportunidades Nacionales

¿Cree que la electromovilidad está entrando a la ciudadanía o todavía es algo que se está posicionando, en qué falta por avanzar?

La electromovilidad llegó masivamente en 2016. En 2017 fue un poco más fuerte y después 2018, así se ha ido consolidando. Yo me atrevería a decir que está con mucha energía, con mucha potencia, el hecho de que Chile sea el país occidental que tenga más buses eléctricos ya nos pone en otro ámbito.

Europa probablemente va a unos siete u ocho años adelante en lo que se refiere a vehículos particulares. Pero en lo que se refiere a transporte público, nosotros estamos liderando de una manera muy significativa, muy de vanguardia.

Hoy en día, los autos eléctricos conviven en el mundo de las smart cities y desde ese punto de vista resulta que Chile puede tener un posicionamiento distinto al que lo tuvo hace 100 años, con respecto a los autos tradicionales a combustible fósil. Eso porque Chile es el mayor productor de dos de los grandes insumos que tienen las baterías, que son clave para la electromovilidad. Estos son el cobre, el litio e incluso algo de cobalto.