(Reuters LTA) Los precios del crudo subieron un 1 por ciento el miércoles, impulsados por señales de una fuerte demanda de productos destilados en Estados Unidos y un ajuste del suministro global de crudo, aunque las ganancias fueron limitadas por el alza del dólar y el temor a una desaceleración económica mundial.

Los futuros del referencial Brent ganaron 71 centavos, o un 1,15 por ciento, a 62,69 dólares por barril, tras caer antes hasta un mínimo de sesión de 61,05 dólares.

El West Texas Intermediate estadounidense avanzó 35 centavos, o un 0,65 por ciento, a 54,01 dólares el barril, desde un mínimo de sesión de 52,86 dólares.

Datos del gobierno estadounidense mostraron que los inventarios de petróleo subieron menos que lo esperado la última semana, incluso pese a que las refinerías aumentaron su producción. Los inventarios crecieron en 1,3 millones de barriles, lo que se compara con el aumento de 2,2 millones de barriles que esperaban los analistas.

[VEA TAMBIÉN: Petrolera rusa Rosneft es optimista sobre Venezuela y prevé mayor producción de crudo en 2019]

Las existencias de gasolina tuvieron un ascenso de 513.000 barriles, por debajo de lo esperado, mientras que los inventarios de destilados declinaron en 2,3 millones de barriles, más que lo previsto.

Los actores del mercado se han centrado en el ajuste del suministro global después de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados pusieron en marcha un acuerdo en enero para reducir su producción.

Las sanciones impuestas por Estados Unidos sobre la compañía petrolera estatal venezolana PDVSA también contribuyeron al alza de los precios, aunque no han provocado una subida abrupta aún.

La fortaleza del dólar limitó las ganancias, ya que encarece las materias primas denominadas en el billete verde para los tenedores de otras divisas.