(Reuters LTA) Algunas refinerías estadounidenses han comenzado a reducir su procesamiento de crudo debido a que los costos aumentaron por las sanciones de Estados Unidos a Venezuela y los márgenes de la gasolina se desplomaron al mínimo en casi una década, dijeron el jueves fuentes del mercado.

Venezuela envía a diario a Estados Unidos alrededor de 500.000 barriles de crudo, que las refinerías utilizan para producir gasolina y diésel.

Sin embargo, el mercado espera que las sanciones anunciadas el lunes por Washington, que buscan obligar a que el presidente Nicolás Maduro abandone el poder, reduzcan drásticamente o pongan fin a esos envíos.

[VEA TAMBIÉN: Arabia Saudita: crisis en Venezuela puede afectar equilibrio del mercado petrolero]