El proyecto Solarbosch fue el ganador de $ 700.000 como premio al Innovador Energético del Año en el evento Sunrise 2019, organizado por Fundación Chile, el Comité Solar de Corfo y la plataforma Brilla. La solución de la iniciativa es posibilitar las tecnologías de Concentración Solar de Potencia (CSP) pero en una escala pequeña, ya que con la tecnología que utiliza actualmente la CSP sólo es rentable en grandes concentradoras.

La Concentración Solar de Potencia es una tecnología consiste en utilizar espejos solares llamados helióstatos que reflejan la energía solar a un punto específico de una torre para así calentar un fluido. Este genera un ciclo térmico con almacenamiento que permite operar procesos de calor incluso durante la noche.

Empresas

Andrés Bosch,  gerente de proyectos de Enerbosch, explicó que la empresa se dedica a las minicentrales hidroeléctricas, entonces existe previamente una experiencia en reducir escalas de generadores de energía. Desde la compañía se percibió un potencial en la Concentración de Potencia ya que a diferencia de los paneles fotovoltaicos, puede generar energía 24/7.

“El problema que tenemos hoy día en la CSP es que las inversiones son de cientos de millones de dólares y 100 MW, en las más chicas”, explicó Bosch. Tras la revisión de papers y el contacto con profesores de la Universidad de Chile  -agregó-“salió la idea de cambiar puntos clave en la tecnología ocupando aire y rocas para almacenar el calor”.

A diferencia de Solarbosch, el proyecto Cerro Dominador en el desierto de Atacama, es una planta termosolar de Concentración de Potencia que utilizará sales fundidas para efectuar su ciclo térmico y poseerá 110 MW de capacidad de almacenamiento. Según Bosch, el hecho de utilizar aire y rocas permite un relevante ahorro en los costos.

El paso a seguir en el proyecto de Enerbosch es construir una prototipo para una planta de galvanizado de 1 MW térmico para mantener una piscina de zinc a 600°C con el material derretido constantemente. El objetivo final es construir plantas del orden de los 3 MW.

“El prototipo que necesitamos construir tendría un costo de US$1,2 millones”, expuso Bosch a ELECTRICIDAD, enfatizando en la necesidad de inversionistas de riesgo dispuestos a obtener ganancias en el mediano a largo plazo.

Andrés Bosch- Solarbosch

 

Los demás premiados

El segundo lugar al mejor Innovador del Año fue para Suncast, proyecto de información y monitoreo digital que busca optimizar las etapas de limpieza en paneles solares.

Constanza Levicán, co fundadora de Suncast, iniciativa que busca optimizar la limpieza de paneles solares a través de monitoreo digital, expresó: “Estoy muy contenta, lo que más me alegra en realidad es haber presentado. Eso me da una instancia para que muchas más personas conozcan el proyecto y se acerquen a nosotros justamente porque estamos buscando socios pilotos y socios limpiadores.”

Levicán agrega que según resultados obtenidos con Engie Laborelec “somos el más preciso en predecir y queremos mantenernos así”.

El tercer lugar lo consiguió otra plataforma digital llamada Solartracker presentada por José Cáceres, quien obtuvo una suma de $200.000.