(La Tercera-Pulso) La oportunidad de reducir los pagos relacionados con la energía, negociando directamente con las empresas generadoras, derivó en que durante el último año la cantidad de clientes regulados (hogares y pymes) que pasaron a ser libres, se haya incrementado en 163%, según cifras del Coordinador Eléctrico Nacional.

El traspaso, favorecido por la Ley 20.805, que permitió que los consumidores de entre 500 kW y 5.000 kW puedan optar a ser clientes libres, implicó que en 2017, se traspasaran de clientes regulados a no regulados 428 usuarios, lo que se tradujo en un consumo de 34,55 GWh. Sin embargo, en 2018 el alza fue mayor, ya que 1.129 clientes se cambiaron al sistema libre.Así, según cifras del Coordinador estos últimos clientes consumieron en su conjunto 36,25 GWh de energía durante el año.

Desde 2017 que los clientes libres demandan más energía que los regulados. Según cifras de las Generadoras de Chile, en diciembre pasado el consumo de todos los clientes libres fue de 3.285 GWh y el de regulados, de 2.546 GWh.

Pero, ¿qué es un cliente libre? Es un usuario que puede negociar directamente la tarifa con el proveedor sin estar sujeto a los precios que cobran las distribuidoras. La ventaja, según expertos del sector, sería que las generadoras ofrecen precios menores, por lo que les conviene cambiarse al sistema libre. Desde el cambio de norma, hospitales, universidades, hoteles o fábricas pueden pactar de manera directa con las energéticas.

El cambio ha tenido un impacto importante en los consumidores, y la ministra de Energía, Susana Jiménez, explicó que “durante la administración anterior se amplió el universo de clientes que podían ser regulados, porque se veía el proceso inverso. Se veía que más clientes podían querer asegurar su precio a través de las licitaciones, cuando en realidad pasó lo contrario”, dijo.

[VEA TAMBIÉN: Valter Moro: Enel espera tener un “rol activo” en perfeccionamiento de la transmisión]

Así, agregó que “al bajar tanto los costos de la generación, más gente ha querido migrar desde regulado a libre y poder salir a firmar sus propios contratos a precios más convenientes, dado que los precios han venido a la baja. Vemos una migración bastante fuerte”.

El boom de traspaso de clientes regulados a libres en 2018 se produjo, ya que “los grandes clientes vieron que había una oportunidad de reducir sus pagos negociando directamente con los generadores. Además que generadores como Colbún ofrecieron buenas condiciones para atraer nuevos clientes”, señaló Hugh Rudnick, director de Systep y académico de la Universidad Católica.

En tanto, según la Comisión Nacional de Energía (CNE) a noviembre de 2018, el cliente comercial, público, residencial (CPR) lideró en consumo en el sistema libre con 40,9%. Luego, fue seguido por el sector minero con 35,4% e industrial con 23,2%.

Proyección de la demanda. Según la información disponible al momento de la elaboración del Informe Final de Licitaciones de la CNE, publicado en octubre de 2018, para 2019 se estima que se materializarán alrededor de 400 traspasos de clientes regulados al régimen de cliente libre. Además, la migración continuará durante los próximos cinco años, llegando el año 2023 a un traspaso acumulado equivalente en energía nivel de subestación primaria de 6.049 GWh.

Una de las empresas que ha liderado el proceso es la italiana Enel, que ha capturado alrededor del 70% de los traspasos de los usuarios.

Sin embargo, desde Enel Generación señalaron que “a diferencia de los años anteriores, en 2019 el porcentaje de nuevos clientes libres bajará, ya que la demanda de este sector se cubrió en los periodos anteriores”.