(El Mercurio de Antofagasta) De los cuatro paisajes que aparecen en el emblema de Tocopilla, solo dos sobrevivirían en la actualidad; uno donde sale el brazo mecánico cargando un bote y otro donde figura una nave mercante. Los rieles en la pampa, imagen que también está en el escudo, ya no existen. Desde el 2016 SQM prescindió de las locomotoras. Por último el rayo, que hace referencia a la energía eléctrica está próximo a desaparecer. AES Gener y Engie deberán cesar su producción a base de carbón.

Esta es una realidad que amenaza al puerto. La sindicada “capital de la energía” quedaría sin energía a raíz de un plan de descarbonización que viene liderando el Ministerio de dicha cartera y que pretende terminar en el mediano plazo con todas las unidades que generen electricidad a base del combustible fósil, unidades que no solo se volvieron tradicionales en esa comuna sino que también provee la mayoría de sus plazas laborales.

[VEA TAMBIÉN: Cronograma de descarbonización contempla pasar a ser un acuerdo vinculante]

Ante esta noticia, pareciese que la ciudad vive sumida en una especie de mutismo. Son pocos quienes se refieren a este hecho. “Tocopilla ya hace rato está muerto. Hay poca juventud y no hay atractivos. Esto de las empresas sería solo una guinda, pero una buena, porque al menos si hay nuevas generaciones, no van a nacer contaminados”, dice uno de sus envejecidos ciudadanos.

La comuna se sitúa a 190 kilómetros al norte de Antofagasta y es célebre por ser el terruño de Alexis Sánchez, Alejandro Jodorowsky y también por sus geniales monos del año nuevo. Fuera de esos pocos la reconocen. Desde el nuevo siglo Tocopilla solo ha resaltado por tres acontecimientos, y todos dramáticos. El primero correspondió al terremoto de 7.7 que la golpeó en noviembre de 2007  y que volcó la mirada en sus habitantes. Pero el evento fue eclipsado por el “27F” del 2010.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio de Antofagasta]