(La Tercera-Pulso) La producción rusa de petróleo subió a un récord post-soviético de 11,16 millones de barriles por día (bpd) el año pasado, según datos divulgados el miércoles por su Ministerio de Energía. Dichos niveles se dan en un clima marcado por la caída en los precios del crudo producto del temor por exceso de oferta y menor demanda.

La producción petrolera rusa alcanzó las 555,838 millones de toneladas el año pasado, contra las 547 millones de toneladas registradas en 2017.

Esto, luego que las más importantes petroleras rusas aumentaran su producción en el último mes del año. Rosneft, el mayor productor de petróleo del mundo que opera en bolsa por nivel de producción, incrementó su bombeo en 4,6% interanual en diciembre, mientras que Lukoil y Surgutneftegaz reportaron alzas de 2,5%. En tanto, la producción de petróleo de Tatneft aumentó 9,3% el mes pasado respecto al año anterior.

[VEA TAMBIÉN: Entra en vigencia acuerdo de la Opep para recortar producción de petróleo e impulsar precios]

Los niveles apuntados refuerzan las preocupaciones de los inversionistas por el exceso de oferta en medio de una menor demanda a nivel mundial, lo cual ha golpeado al mercado del crudo. Actualmente, el WTI -de referencia para Estados Unidos- opera con baja de 0,88% y se ubica en los US$45 el barril, mientras que el Brent cae 0,76% y se cotiza en los US$53,39 en Europa.

En este escenario de incertidumbre respecto a los niveles de bombeo, los precios del petróleo acumulan baja de 88% dese su último peak en octubre.

El ministro de Energía ruso, Alexander Novak, dijo el mes pasado que la producción de petróleo del país en 2019 podría disminuir a 552 millones de toneladas, luego de firmar un acuerdo global para reducir la producción.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros grandes productores, entre ellos Rusia, acordaron en diciembre reducir su producción combinada de crudo en 1,2 millones de barriles por día a partir de enero, en un intento por detener la caída de los precios del barril.