(La Tercera-Pulso) Casi un tercio de los autos nuevos vendidos en Noruega el año pasado funcionan con baterías, lo que refuerza la reputación del país nórdico como mejor mercado mundial para los vehículos eléctricos.

Noruega, nación rica en petróleo, tiene como objetivo eliminar todas las emisiones de automóviles nuevos para el año 2025 y ofrece generosos subsidios a los compradores que opten por la electricidad. Otros países como China contemplan seguir su ejemplo en el futuro. En 2018, los autos eléctricos representaban el 31,2% del mercado noruego, una mejora de más de 10 puntos porcentuales respecto al año anterior, informó el lunes la asociación vial del país.

Tres de los cinco modelos más populares fueron eléctricos y el Leaf de Nissan ocupó el primer lugar, por delante del i3 de BMW y el Model X de Tesla.

[VEA TAMBIÉN: Secretaria General de Asociación de Autos Eléctricos de Noruega: “Estamos en medio de un cambio de paradigma”]

“En 2018, los autos de combustible alternativo consolidaron su fuerte posición en el mercado”, comentó el director de la asociación, Oyvind Solberg Thorsen, en un comunicado.

Noruega, país de 5,3 millones de habitantes, ha sido durante mucho tiempo un líder mundial en ventas de vehículos eléctricos. Recién el primer trimestre del año pasado fue superado por Alemania, mayor mercado automotor de Europa. Entre los incentivos que potenciaron el mercado noruego figuran una exención del impuesto a las ventas y peajes en las carreteras.

Solberg Thorsen indicó que proyecta un porcentaje aún mayor de vehículos que funcionan con baterías en el futuro, ya que todavía hay una demanda sin explorar de autos eléctricos familiares, con un mayor alcance a precios razonables.

“A medida que más modelos lleguen al mercado este año debiéramos ver una proporción aún mayor de vehículos con cero emisiones en las cifras de ventas”, explicó Solberg Thorsen.