(La Tercera-Pulso) Preocupación y molestia hay en el sector energético. Esto, por la notificación que le hizo el miércoles la empresa InterChile al ministerio de Energía, respecto a que no podrán cumplir con la fecha comprometida de entrada en operación del proyecto de transmisión eléctrico Cardones-Polpaico.

Esto trae diversas repercusiones no solo para las generadoras -que están esperando el término de la línea para inyectar su energía en el sistema-, sino que a la misma empresa, que podría verse enfrentada incluso a la Justicia. En concreto, InterChile puede ser demandada por las generadoras o puede recibir multas diarias y boletas de garantía por parte del Estado.

Así lo reconoció ayer la propia ministra de Energía, Susana Jiménez, quien indicó que esta es una de las opciones. “El ministerio de Energía tiene que evaluar si los antecedentes presentados permiten conformar un escenario de fuerza mayor. De no ser así, se puede gatillar la ejecución tanto de boleta de garantía como de multas por cada día de atraso”, manifestó.

Jiménez agregó que “la multa va a depender de los días de atraso. Por lo tanto, lo primero es ver hasta cuándo está justificado el retraso, producto de estas causales de fuerza mayor, y luego ver cuándo se termina la obra. Eso permite determinar si se aplica la multa y se ejecutan las boletas de garantía y los montos correspondiente”.

Sin embargo, señaló que aún no hay un plazo determinado para definir medidas contra InterChile. “Es mucha información que hay que procesar y partir de eso nosotros veremos cuáles son las acciones administrativas y judiciales que podemos llevar a cabo”, indicó.

[VEA TAMBIÉN: InterChile anunció que Cardones- Polpaico no estará lista para fin de año]

La importancia de la linea

El término de la línea permitirá la conexión real de los antiguos Sing y SIC y facilitará la llegada de energía del norte al centro.

Respecto al nuevo atraso, el director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovablesarlos (Acera) Carlos Finat, también mostró su preocupación.

“Al no contar con ese tramo, una cantidad importante de empresas generadoras ERNC -energías limpias, con muy bajas o nulas emisiones de CO2 y otros contaminantes- son perjudicadas al quedar imposibilitadas de inyectar la totalidad de su producción al sistema eléctrico”, comentó Finat.

En tanto, la ministra Jiménez enfatizó que “la prioridad fundamental es terminar la obra justamente por los costos que esto significa como limitación a la generación de energía limpia y su transporte a lo largo del país. Seguimos abocados a que se destraben las dificultades, que haya un relacionamiento con las comunidades, que haya diálogo siempre abierto. Necesitamos que la obra se termine lo antes posible”.

Desde InterChile, filial de ISA Colombia, no quisieron referirse al asunto. Sin embargo, proyectaron que la entrada en operación no será antes de febrero de 2019.