(El Mercurio de Calama) El cuarto eje de la Ruta Energética 2018-2022 que impulsa el gobierno, se refiere a la descarbonización de la matriz energética que hoy es generada en un 40% por carbón. Al respecto, la ministra de Energía, Susana Jiménez, dijo que en enero de este año las empresas anunciaron un acuerdo con el ministerio, para cerrar las centrales termoeléctricas que operan con combustibles fósiles.

Matriz regional

La secretaria de Estado detalló que el Gobierno se comprometió a hacer un cronograma de retiro y reconversión de centrales a carbón, al alero de lo que fue un acuerdo voluntario entre el ministerio de Energía y las empresas generadoras a carbón y construir de esa manera a la reducción de emisiones de nivel país y de contaminantes en las localizaciones donde se emplazan.

[VEA TAMBIÉN: Máximo Pacheco plantea que el país debe cerrar todas las termoeléctricas a carbón al 2030]

«Eso nos ha llevado a trabajar en mesas de conversación en las cuales hemos querido poner a la vista, no solo a las aristas ambientales sino también las sociales, laborales y por supuesto cómo este proceso podría impactar la seguridad y la eficiencia del sistema eléctrico», matriz que en la Región de Antofagasta posee 15 centrales, 7 en Tocopilla y 8 en Mejillones.

Hasta el momento, agregó, se han desarrollado siete sesiones de trabajo y queda una más en diciembre. «Esperamos que a partir de toda esta información recopilada podamos ya hacia el primer trimestre del próximo año, anunciar un cronograma que evidentemente va a ser paulatino, en vista que nuestra matriz eléctrica todavía depende en 40% de la generación a carbón, pero que progresivamente se está viendo sustituida por las energías renovables», dijo.