El exministro de Energía, Máximo Pacheco, afirmó que el futuro de la matriz energética nacional pasa por el cumplimiento de la descarbonización del sistema eléctrico, en el marco de la mayor participación de las energías renovables, donde también destacó las oportunidades de inversión que plantea la interconexión eléctrica con los países vecinos.

Pacheco fue el orador invitado al Encuentro Anual 2018 de la Asociación de la Industria Eléctrica-Eléctronica, donde abordó los principales temas del sector energético, especialmente desde el punto de vista del crecimiento de la inversión.

“Nosotros tenemos que ser capaces de anunciar el cierre de todas las termoeléctricas a carbón en Chile antes de 2030 y para eso necesitamos de la inversión que la sustituya. Somos un país renovable y con la mayor radiación solar del mundo, con buenos vientos e hidroelectricidad”, precisó.

“Creo que es muy importante que cerremos 2019 con el Gobierno diciendo exactamente lo que piensa respecto a cómo vamos a hacer el cierre de esas termoeléctricas, después de los diálogos que se están teniendo en la mesa de descarbonización”, añadió.

I+D

Según Pacheco, el próximo año también “debiera revisarse la política Energía 2050”, además de mencionar que es necesario avanzar en Investigación y Desarrollo, por lo que “al 2025 tenemos que ser capaces de estar en el 1% del gasto en I+D como parte del PIB y eso no es un esfuerzo solamente del sector público, sino que también del sector privado”.

Este último tema también fue abordado por el presidente de la AIE, Víctor Grimblatt, quien mencionó la necesidad de no depender de las importaciones de tecnología en la industria, por lo que planteó el fortalecimiento de la capacitación en la educación, incrementando el número de profesionales y técnicos, así como la matrícula en las carreras tecnológicas en el país.

Además, planteó que en Chile “hay muy poco capital de riesgo para los que están interesados en la tecnología, para desarrollar proyectos”, agregando que “lo que necesitamos también son políticas estables, porque cambian cada cuatro años”.

“Chile necesita una industria tecnológica fuerte, con inversiones en I+D (Investigación y Desarrollo), pues se invierten 0,4% del PIB, lejos del promedio de la OCDE, donde la mayor parte es aportada por el Gobierno, cuando en el mundo desarrollado la gran parte es aportada por la industria”, afirmó Grimblatt.

Premios

En el evento también se premió a Samir Kouro, académico de la Universidad Técnica Federico Santa María, como el ingeniero sobresaliente de la AIE, el que fue entregado por Hugh Rudnick, director de Systep y representante mundial de la IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers).

Además, la empresa Novaxis recibió el premio a la mejor innovación por su solución Defender 360, que consiste en un sistema anticolisiones para camiones mineros, que tiene como núcleo central un computador industrial de alta gama y una serie de periféricos básicos y complementarios como láser, radares y tags RFID, cámaras de video y elementos de comunicación de corto alcance.