(Emol) Uno de los principales escollos que enfrentan los vehículos eléctricos para su masificación definitiva es la autonomía y el tiempo de recarga que, hasta el momento, está lejos de competir con los autos a combustión interna. Sin embargo, eso estaría pronto a cambiar con la nueva generación de baterías que prometen entregar una autonomía de hasta mil kilómetros dejando en el camino a los coches movidos por combustible fósil.

Se trata de las llamadas “baterías bipolares”, un proyecto en el que trabaja el gobierno alemán a través del Ministerio Federal de Asuntos Económicos y de la Energía y que busca convertirse en la nueva forma de entregar energía a los vehículos eléctricos.

Según explica el medio Motorpasión, estas nuevas baterías ocuparían el mismo espacio que las convencionales de los actuales autos eléctricos aunque tienen la capacidad de albergar más energía para entregar una mayor autonomía.

[VEA TAMBIÉN: ElectroMov, referente para la electromovilidad]

“La batería bipolar se estructura en forma de láminas de ánodos y cátodos separados por un portaelectrodos común, con materiales activos tanto para ánodo como para cátodo”, detalla el medio especializado.

Los investigadores ya realizaron las primeras pruebas con un modelo a escala y según los cálculos este tipo de baterías podría entregar más de 1.000 kilómetros de autonomía. Ahora, las fase de experimentación pasará a los vehículos eléctricos de tamaño real en una etapa que será clave para saber si las baterías bipolares tienen futuro en las próximas generaciones de autos limpios.