(Diario El Sur) Reforzar la seguridad en el suministro eléctrico en las comunas de Santa Juana y Tirúa es lo que está en el primer lugar de la lista de prioridades para 2019 de la distribuidora Frontel de Saesa en la Región del Biobío, a excepción de la comuna de Concepción, donde cuenta con 185 mil clientes, de los 360 mil que tiene concentrados en el sur del país.

Así lo dio a conocer el gerente general del Grupo Saesa, Francisco Alliende Arriagada, quien detalló que hay siete ciudades con respaldo de generación y es lo que se ha comprometido con la autoridad en un plan de refuerzo en esta y otras zonas de la Región.

“Lo más importante es que son nuevas localidades donde se reforzarán totalizando 20 lugares para que en situaciones de corte, por el motivo que sea, podamos responder”, precisa el ejecutivo.

Entre aquellas se incluyen Laja, San Rosendo, San Ignacio, El Carmen, Pueblo Seco, Yumbel, Nacimiento, Tubul, Quilacoya, Talcamávida y Punta Lavapié.

Fuertes inversiones

Esta generación de respaldo en términos de inversión equivale a unos US$10 millones, en base a la instalación de generadores diésel. “Esta es la única alternativa de estar en el lugar donde se produce la falla de suministro. Porque no sacamos nada con que haya más generación en Chile si hay robo de conductores y las líneas de transmisión se cortan”.

Además, desde el punto de vista ambiental estos equipos tienen una ventaja. Funcionan a lo máximo 25 horas al año, pero el beneficio para la comunidad que antes se pasaban 18 horas o más sin luz, y hoy en menos de 20 minutos ven restablecido su servicio, eso tiene un impacto tremendo.

Esta finalmente ha sido la manera más eficiente de llegar a la comunidad, “porque la solución que tampoco es tirar más y más líneas”, señaló el ejecutivo.

[VEA TAMBIÉN: Frontel triplicó inversiones para mejorar servicios]

Por lo pronto, la compañía reforzará el plan para esta temporada estival, sumando 6 mil kilómetros adicionales de líneas con mantención de roce y poda con un presupuesto total para este ítem del orden de los $6.500 millones, lo que mejora la calidad de servicio, aprovechando que la propia comunidad ha tomado más conciencia de esto y nos permite acceder a lugares donde antes no lo permitían. Esta voluntad de la comunidad nos ha permitido avanzar rápido de lo que avanzábamos en el pasado y hoy estamos prácticamente triplicando los gastos de mantenimiento y roce que teníamos en el pasado.

Frontel, que nace como una empresa de electrificación rural, partió en el año 2012 con un plan sostenido de inversiones en mejoramiento importante, ya que hasta entonces tenían una débil calidad de servicio, que básicamente es cuántas veces se corta la luz y por cuanto tiempo.

Desde 2012 el plan de inversiones ha superado los US$25 millones solo en la Región del Biobío.

Este plan tenía que ver con hacernos cargo de un mejoramiento sustantivo de cómo hacemos el trabajo y año a año contarle a la comunidad en lo que estamos a través del programa Somos Vecinos, que se basa en una estrecha vinculación con las juntas de vecinos.

En este plan de 2012 da la tranquilidad de que cada vez más le podemos ir garantizando a la comunidad de que va a tener un suministro más seguro, respaldado por un fuerte plan de inversiones y un mejor mantenimiento. Después de 7 años, este plan especial de mantenimiento lleva terminado más de 19 mil kilómetros de líneas con mantención de roce y poda.

En total unas 400 personas dedicadas sola y exclusivamente a esta labor en forma permanente, de una dotación total directa de 900 trabajadores y unos 3.000 contratistas.