(El Mercurio) Una adecuación del diseño de las obras del proyecto de la central hidroeléctrica San Pedro ingresó ayer Colbún al Servicio de Evaluación Ambiental, en la que se desarrollarán nuevas obras que buscan hacerse cargo de las observaciones del proyecto original.

A esto se suma una optimización para la producción de energía renovable, que permite aumentar el máximo caudal y llegar a 170 MW de potencia instalada.

El proyecto considera una inversión por US$ 442 millones y se espera que las obras se inicien en 2020.

[VEA TAMBIÉN: Thomas Keller: “La ambición que tenemos es duplicar el parque de generación que hoy tiene Colbún”]