(El Mercurio) Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y limitar las consecuencias de cambio climático son parte de los objetivos que Chile se ha trazado. La meta para el 2050 es que el 70% de la matriz energética esté basada en recursos renovables. En movilidad, esto requiere que para esa fecha el 100% del transporte público y el 40% de los vehículos particulares funcionen con electricidad. Y Chile no es el único mercado que se está moviendo en esa dirección. En Estados Unidos apuntan a que para 2032 el 15% de los vehículos nuevos sea eléctrico.

Se trata de una transformación tecnológica sin precedentes, que supone un cambio profundo para muchas industrias y que para algunos sectores estará marcado por la diversificación de las fuentes y la coexistencia por un período no menor de tiempo de las energías tradicionales y las nuevas.

En Empresas Copec, ligada al grupo Angelini, que maneja la mayor red de estaciones de servicio en Chile y tiene siete filiales en el continente, incluyendo una operación en Estados Unidos, este cambio lo vienen anticipando. Este año crearon la división de “nueva movilidad” y hoy la empresa está embarcada en un plan que incluye a las actuales estaciones de servicio, pero también otros puntos.

“Durante los próximos años como país viviremos un proceso gradual, pero sostenido, de evolución de la matriz. Los combustibles fósiles seguirán jugando un papel relevante, conviviendo con los nuevos tipos de energía. La electricidad debería asumir un mayor protagonismo, en sectores como el transporte y la movilidad particular. La flexibilidad, la capacidad de adaptación y velocidad de respuesta serán claves”, resume el vicepresidente ejecutivo de Copec, Lorenzo Gazmuri.

El alto ejecutivo explica que Copec “no está amarrada” a un tipo específico de combustible, asegura que tienen “las condiciones y la voluntad para liderar en este nuevo escenario”, y plantea que ven oportunidades de negocio para la empresa a partir de esta nueva movilidad, que incluye a las bicicletas eléctricas y convencionales; el transporte público, los vehículos autónomos e, incluso, los productos de la economía colaborativa, como Uber o el car-sharing .

“Hoy se pueden hacer varias cosas en simultáneo. Eso significa que no podemos quedarnos en el mundo análogo y pensar que ahora el negocio es poner un cargador eléctrico en las estaciones y listo. Lo que estamos viendo en el mundo entero son nuevos modelos de negocio. La Copec del 2030 va a ser completamente distinta a la que conocemos hoy”, vaticina.

“Cuando esto se masifique, la estación de servicio será una alternativa, pero no la única”

¿En qué consiste este nuevo modelo de Copec? Gazmuri explica que tras analizar las tendencias mundiales -donde Europa ha sido referente, dado que gracias a sus sistemas de subsidios van muy adelantados en electromovilidad- han modelado los potenciales escenarios de expansión y de negocios asociados. Y están trabajando en el espectro completo de la nueva movilidad, es decir, nuevas energías (como el hidrógeno), nuevas tecnologías y modelos de consumo/servicio, con una mirada global, es decir, no solo para el país.

“Si bien Chile va a la vanguardia en temas de electromovilidad en la región, eventualmente llegará a todos los países donde estamos presentes”, adelanta.

En el nuevo concepto de estación de servicio las tiendas de conveniencia jugarán un rol crucial, porque hasta ahora la carga de un auto eléctrico requiere del orden de veinte minutos. Un vehículo convencional tarda unos tres minutos, diferencia que debe ser considerada en el diseño de estos espacios, pese a que se proyecta que pronto los tiempos de carga deberían converger. La experiencia que han ganado al operar la cadena estadounidense Mapco, donde esta línea del negocio tiene un desempeño superior (ver recuadro), les ha servido bastante en este proceso, asegura.

“La estación de servicio va a cambiar, sin duda. Pese a ser muy rápidos, los cargadores que estamos lanzando al mercado necesitan del orden de veinte minutos para la carga completa de un auto. Por eso el diseño de las estaciones va a ir cambiando, y a su vez las tiendas, porque este es un plan en 360 grados”, explica.

Los planes de Copec para esta fase de desarrollo incluyen la extensión de la red de cargadores rápidos en carretera, con la habilitación antes de fin de año de 19 puntos de carga rápida en las rutas Santiago-Concepción, y de Santiago hacia varios puntos del litoral central, considerando que la autonomía de este tipo de autos se mueve en torno a los 300 kilómetros. “Tenemos que contar con una infraestructura de carga eléctrica de carretera adecuada, sobre todo teniendo en cuenta la geografía de nuestro país”, plantea Gazmuri.

A esto se suma la instalación de cargadores en lugares públicos, como estacionamientos de mall -donde tienen un convenio con el grupo Plaza-, y también en desarrollos inmobiliarios. “Detrás de eso hay una visión de que, efectivamente, cuando esto se masifique, la estación de servicio será una alternativa, pero no la única”, apunta el ejecutivo.

El segmento industrial también es parte de este plan, ya que han observado que la tendencia es que la electrificación se está dando incluso más rápido que las metas propuestas por el Gobierno, como es el caso de la minería, donde Copec está participando en pruebas de vehículos livianos o buses en situaciones controladas de carga y pendiente. “Ya estamos trabajando en pilotos de carga y también evaluando operaciones más sofisticadas como buses en condiciones más adversas o cargadores off-grid “, detalla Gazmuri.

Y dado que el transporte de pasajeros se está mostrando como el más dinámico para la electromovilidad, dado el esfuerzo del Estado por facilitar su masificación, Copec concretó un proyecto con TurBus, para colocar en funcionamiento el primer bus 100% eléctrico interurbano del continente, que cubrirá la ruta Santiago-Rancagua, para lo cual la distribuidora instaló un punto de carga en el terminal Alameda.

[VEA TAMBIÉN: Editec lanza la primera plataforma informativa sobre electromovilidad]

Mapco: “La electromovilidad va a hacer que el negocio de tiendas adquiera un mayor valor (…) Estar aprendiendo en EE.UU. le da más peso a la decisión que tomamos”

El brazo de combustibles del grupo Angelini ya cuenta con siete filiales en el continente, y esta semana ejecutivos de todas estas operaciones se dieron cita en Bogotá para compartir aquellas experiencias que es posible extender a toda la organización. En la antesala de esa jornada, el vicepresidente ejecutivo de Copec, Lorenzo Gazmuri, comenta que el caso de Mapco -la red de estaciones de servicio que operan hace dos años en Estados Unidos- será uno de los protagonistas, debido a los buenos resultados que ha obtenido. Al tercer trimestre, la firma reportó un alza de 4,4% en los volúmenes comercializados.

Esta actividad coincidió con el cierre de la venta de las estaciones de ExxonMobil en Colombia, que era parte de los compromisos que Copec adquirió para comprar el negocio de lubricantes de la estadounidense en ese país, donde a través de Terpel ya son los principales operadores de retail de combustibles.

“Esperábamos llevar nuestro know how de combustibles, pero no esperábamos crecer a dos dígitos en Estados Unidos, un mercado que crece a un ritmo de 1%. Nuestra expectativa se ha cumplido”, asegura.

Agrega que el mayor aprendizaje en ese país ha venido por el lado de las tiendas de conveniencia, donde este negocio se despliega a escala global. “La electromovilidad va a hacer que el negocio de tiendas adquiera un mayor valor, y por eso el estar siendo capaces ahora de hacer bien ese negocio en Mapco y aprendiendo de esos consumidores y de nuestros ejecutivos en Estados Unidos le da más peso a la decisión que tomamos hace tres años, porque nos da la oportunidad de llevar nuestro k now how de combustibles y aprender a rentabilizar y operar eficientemente las tiendas, un negocio que es muy competitivo en Estados Unidos”, dice.

La idea, comenta Gazmuri, es replicar el modelo de la cadena estadounidense en todas las operaciones de Copec en la región, porque tiene la ventaja de ofrecer un servicio de alta calidad manteniendo la eficiencia de la operación.

Para lograrlo se requiere, entre otras cosas, poner el foco en la estabilización de los márgenes y mejorar el mix de las tiendas de conveniencia, aunque de una forma en que se adapte a los códigos culturales de los países donde están presentes. “Tenemos la fortaleza de no ser de estas transnacionales que imponen su modelo en todas partes”, puntualiza.

“Consideramos beneficioso que la comercialización eléctrica tienda a un esquema de libre mercado”
Copec está participando en el proceso de consulta para el diseño de la modernización de la Ley de Distribución Eléctrica que lleva adelante el Ministerio de Energía.

“Sin desconocer que hay diversas iniciativas que se pueden llevar adelante con la Ley de Distribución actual, consideramos beneficioso que la comercialización eléctrica tienda a un esquema de libre mercado, como funciona en otros países desarrollados, introduciendo más competencia, lo cual es bueno para una economía. Mejora el servicio y bajan los precios”, asegura el ejecutivo.

Con su planteamiento apuntan, por ejemplo, a la figura del comercializador de energía o incluso que se replique la experiencia de otros países, donde las redes eléctricas son abiertas, lo que permite la libertad de los usuarios para decidir a quién comprar la energía, situación que con el modelo actual de concesiones de este y otros servicios básicos no es posible.

“La tecnología hoy permite que el consumidor tenga opciones y que el consumo eléctrico pueda ser suministrado por la compañía que ofrezca las mejores condiciones, o que el consumo eléctrico en la calle, en una Copec y en mi casa, llegue por la misma cuenta, es algo que hoy ya pasa en Europa. En Inglaterra, la gente puede cambiarse de comercializador con una aplicación. No digo que Chile tenga que llegar a eso, pero claramente la dinámica del mundo energético incorpora un fenómeno muy importante de desregulación”, precisa.