(El Mercurio) Para este miércoles está programado el arribo al puerto de San Antonio del buque que trae desde China la primera flota de cien buses eléctricos que operará en Chile, a partir de una alianza entre Enel X, filial de servicios comerciales de la eléctrica italiana, la fabricante china de vehículos BYD y la operadora del Transantiago Metbus.

La primera de estas máquinas llegó al país hace cinco años, en un plan piloto de la italiana para dar a conocer esta tecnología. Hoy, el escenario es muy distinto. Empresas eléctricas y fabricantes de este tipo de vehículos trabajan a toda máquina para ganar posiciones en el mercado. De hecho, Enel X está redoblando su apuesta por la electrificación del transporte público, con un plan que considera llegar a regiones e incluso a parte del Cono Sur, desarrollando, además, nueva tecnología.

La compra de los buses -que Enel le entregará a Metbus en modalidad de leasing – y la habilitación de toda la infraestructura de carga nocturna (provista por BYD) y de red le implicó a la italiana una inversión de US$ 40 millones, monto que se incrementaría en la medida en que avancen las negociaciones con la autoridad para hacer 100% eléctrico el corredor de avenida Grecia, que es por donde circulará la flota de buses de Metbus que iniciará la operación en régimen el próximo 15 de diciembre. Esto implicaría sumar 150 máquinas adicionales, para totalizar 250 en esa arteria.

Ahora van a regiones

Claro que mientras esperan a ver cómo el Gobierno resuelve la licitación del sistema de transporte capitalino, donde se ha adelantado que la electricidad podría tener un rol más activo -lo que podría ampliar las perspectivas del negocio dentro de la Región Metropolitana-, la compañía ya está desplegada para extender la electromovilidad a regiones. La gerenta de Enel X Chile, Karla Zapata, comenta que en este caso el foco está puesto en la Región del Biobío, donde buscan introducir buses y también llegar al segmento de taxis colectivos.

En agosto pusieron en servicio un bus de la marca BYD, que ofrece un recorrido turístico gratuito en Concepción, y también habilitaron puntos de carga en zonas estratégicas de la ciudad, como una forma de replicar el modelo de demostración que utilizaron en la Región Metropolitana. Todo esto, con miras a la licitación para renovar algunos recorridos en esa zona, que está programada para el próximo año y en la que, según adelanta la country manager de BYD en Chile, Tamara Berríos, esperan colocar un modelo de bus más pequeño, que resulta más compatible con las características de la ciudad y que esperan comenzar a testear durante enero.

Dado que en regiones, debido a la demanda, el tamaño del parque de buses es menor, el objetivo de Enel es ampliar la cobertura de los servicios, para lo que está en conversaciones con cooperativas de taxis colectivos, que es el medio de transporte que predomina en ciudades como Chillán o Los Ángeles, para brindarles asesoría en el proceso de postulación para acceder a recursos del Fondo Espejo del Transantiago y a financiamiento bancario, dado que un auto de este tipo puede costar del orden de $20 millones, una inversión que se recupera en un plazo relativamente corto, considerando el uso intensivo que les dan estos transportistas, con un promedio de 32 mil kilómetros recorridos por año, explican en la empresa.

“En este caso, el modelo de negocios se basa en brindarles la instalación de carga; aprovechando que al igual que los buses, estos taxis colectivos tienen rutas de inicio y fin establecidas, y dándoles orientación para que postulen a los recursos del Fondo Espejo, que ascienden a $6,5 millones para cada solicitante, y también a financiamiento bancario para que ellos compren los vehículos, porque en este caso está descartado que esa inversión la haga Enel X”, explica Zapata.

Una vez que este mecanismo de alianza público-privada sea validado, la idea es extenderlo a ciudades como La Serena y Antofagasta, donde esta forma de transporte es representativa.

Enel X se asocia con Enex

A la par de la llegada a las ciudades, la estrategia de la compañía incluye la habilitación de cargadores en puntos intermedios, es decir, en carreteras. Para esto acaban de firmar un acuerdo con Enex, la filial del grupo Luksic que opera las estaciones de servicio Shell, para instalar estos dispositivos entre las regiones de Valparaíso (Maitencillo) y del Biobío.

En lo que a búsqueda de tecnología se refiere, Jean Paul Zalaquett, responsable de e-mobility de Enel X para la región, adelanta que en las próximas semanas instalarán en Chile el primer cargador rápido para buses de Latinoamérica, que reduce el tiempo de conexión de 3,5 horas a 10 minutos, permitiendo hacer una mejor programación de la logística de demanda eléctrica de estos recintos.

[VEA TAMBIÉN: Enel inicia nueva fase comercial en la región: evalúa traer a Chile negocio de crédito y exportar buses eléctricos]

Claro que el objetivo es instalar estos dispositivos -que requieren un espacio menor- en las zonas pagas que la eléctrica está impulsando como un negocio paralelo, donde con un concepto similar al de una estación de metro (con torniquetes que reduzcan la evasión), además de energía para los buses, van a ofrecer otros servicios como custodia de bicicletas, comercio, visualización de cámaras y otros, que ayuden a autofinanciar esta instalación, que tiene un costo en torno a los US$ 500 mil.

El convenio inicial suscrito con el Ministerio de Transportes consideraba habilitar diez de estos paraderos, pero hace un par de semanas el acuerdo se amplió a 40 puntos.

Para acompañar este proceso de electrificación del transporte se requiere adaptar la red eléctrica para responder al mayor requerimiento de potencia. El abastecimiento de los primeros cien buses que esta semana llegan a la capital es similar al que se requiere, por ejemplo, para el funcionamiento de dos edificios de oficinas. Considerando que el número de máquinas podría incrementarse y llegar a nuevas zonas de la ciudad, Enel X ya tiene identificados del orden de 20 puntos de Santiago que podrían llegar a ser electroterminales. Con estos datos, la firma está planificando esos crecimientos futuros.

Sondean Colombia, Perú y Brasil

Siguiendo el modelo de probar y convencer, la italiana está desarrollando o alistando planes de prueba en los otros países de la región donde están presentes.

Así, junto con BYD -con quienes no tienen un acuerdo de exclusividad, pero se sienten cómodos-, hace un año tienen un bus eléctrico recorriendo las calles de Bogotá, a la espera de introducir la tecnología en Colombia.

En Perú, en tanto, la semana pasada acaban de firmar un convenio con las autoridades para llegar durante enero con una máquina de prueba, que podría ser de BYD, mientras que en Brasil, al igual que en los otros dos países mencionados, están en contacto con operadores locales de transporte en cada uno de estos países para establecer las alianzas respectivas.

Al menos 500 buses eléctricos para la próxima licitación en Santiago

En el Transantiago operan hoy unos 6.680 buses, de los cuales solo tres son eléctricos. A ellos se suma uno operado por la Municipalidad de Santiago.

Estos cuatro “electrobuses” que circulan en Santiago fueron hechos en China. El primero, fabricado por BYD, llegó en 2013 y corresponde al operado por la Municipalidad de Santiago. Esta última firma también fabricó las dos máquinas que fueron adquiridas por Enel y que están en operación comercial a cargo de Metbus. El tercero, que es parte de la flota de Buses Vule, fue fabricado por Yutong y financiado por Engie.

Para cumplir con las metas de reducción de emisiones comprometidas por Chile, una alternativa es la electrificación significativa del sistema de transporte capitalino, señalan en el Ministerio de Energía.

Este año culminará con cerca de 200 buses eléctricos circulando por la capital, señala Fernando Saka, jefe de la Dirección de Transporte Público Metropolitano (DTPM), considerando los 100 de Enel X, que llegan esta semana para Metbus, y 25 para STP, mientras otros 75 son de Engie para Buses Vule. La estimación es que la nueva licitación de este sistema considere al menos 500 nuevas unidades.

El 15 de noviembre se cumplió un año de funcionamiento de los buses que Metbus opera en el corredor de Grecia, y que van de Peñalolén a Pudahuel. Tamara Berríos, country manager de BYD en Chile, explica que en ese período recorrieron 106 mil kilómetros (238 kilómetros por día en cuatro vueltas) y transportaron a más de 350 mil personas, con una disponibilidad de 99,2%. Esto significa que no pudieron realizar solo trece de las 1.678 vueltas correspondientes a ese lapso.

Añade que el costo de energía fue 76% menor comparado con un bus convencional, ya que con diésel el costo por kilómetro es de $299,8, mientras que con electricidad asciende a $70,4, ya que Metbus compra la energía como cliente libre.

La inversión por unidad es vista como el impedimento para la masificación de los buses eléctricos. La ejecutiva de la fabricante china, señala que el precio de sus buses está entre US$ 330 mil y US$ 360 mil (unos $223 millones a $244 millones) más IVA. “Los precios han ido a la baja”, añade la ejecutiva, ya que hace tres años, “el bus costaba US$ 480 mil más IVA”.

Gildemeister indica que el precio del Yutong eléctrico es de US$ 350 mil (alrededor de $237 millones) más IVA. En contraste, una máquina diésel, que cumple con el estándar ambiental actual Euro V y de longitud equivalente, cuesta unos US$ 240 mil, cerca de $162 millones más IVA.

Eso sí, al mayor precio de compra de los buses eléctricos se contraponen menores costos de mantenimiento y operación, en gran medida, porque la electricidad es más barata que el diésel.

“La red está completamente preparada para recibir una entrada masiva de los buses eléctricos”, señala Karla Zapata, gerente general de Enel X Chile, e indica que los 100 buses que llegan esta semana representarán solo un 0,12% del crecimiento anual proyectado para los próximos cinco años, estimado en 3%.