(La Tercera-Pulso) La irrupción de las energías renovables en el país, principalmente eólica y solar, han provocado una serie de cambios al sistema eléctrico nacional. Uno de ellos es el reciente cambio normativo que el Coordinador Eléctrico, organismo que sucedió a los antiguos CDEC SIC y SING, realizó a los mínimos técnicos de operación para las centrales termoeléctricas, esto es, a carbón, gas y diésel.

Pero, ¿qué es el mínimo técnico? Es la potencia mínima con la cual una unidad puede operar en forma permanente y segura sin tener que apagarse, para así responder de manera rápida y eficiente ante los requerimientos del sistema. Sin embargo, estos mínimos técnicos quitan espacio a la generación renovable, que dado su presencia creciente en el sistema han hecho que las termoeléctricas recurran cada vez con mayor frecuencia a sus mínimos técnicos.

En el último informe entregado por el Coordinador se dieron a conocer los nuevos mínimos técnicos de las centrales, donde las cifras disminuyen notoriamente. Las unidades de carbón fueron las que más redujeron sus mínimos, 39%, equivalente a 544 MW. Luego lo sigue el combustible a gas natural, centrales que tuvieron que reducir en 31% su mínimo técnico, lo que se traduce en 443 MW menos. No muy por debajo está el diésel con una reducción de 28%, es decir 391,4 MW .

Así, si se suman todos los combustibles que disminuyeron sus mínimos técnicos, se allana el ingreso al sistema de 1.411,4 MW de potencia adicional.

[VEA TAMBIÉN: Impuestos verdes recaudan casi US$ 300 millones y 94% de tributos a fuentes fijas lo pagan termoeléctricas]

Son las mismas empresas las entregaron la información al Coordinador Eléctrico sobre sus nuevos mínimos técnicos y este organismo es el que debe fiscalizar que se lleve a cabo. Otro dato llamativo del escrito del Coordinador, es que hay unidades de gas natural como Taltal 1 y 2 que disminuyeron casi en 100% su mínimo técnico, pasando de poder operar en modo “stand-by” con 65 MW a 5 MW. En el caso de Kelar TG1 y TG2, que de un mínimo técnico de 316 MW a 230 MW, una disminución de 86 MW.

Más fiscalización. Cabe recordar que en 2016 la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) multó a GasAtacama por US$8.3 millones por afectar la operación de sistema eléctrico precisamente por este tema. La sanción para la empresa ligada a Endesa en ese entonces y actual Enel, fue por entregar información incorrecta en cuanto a sus mínimos técnicos y a tiempos mínimos de operación. Desde ese entonces que para el Coordinador el trabajo de fiscalizar y controlar que los mínimos técnicos sean los indicados y no mayores es fundamental.

A pesar de que los nuevos mínimos hayan disminuido considerablemente y que por lo demás ya están operando con los nuevos límites, hay centrales que no fueron evaluadas por el Coordinador y que están en proceso de serlo. Entre estas se destaca Nueva Ventanas, Tocopilla U14 y U15, Nehuenco 1,2 y 3; y Cochrane 1 y 2. A pesar de que el informe no sea con el total de las centrales, para las empresas de energías con fuentes renovables es un suceso positivo, ya que el panorama dio un giro y más unidades limpias entran a operar.

Para Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables, Acera, el informe refleja un trabajo de varios años en que “se han ido ajustando estos valores y eso evidentemente beneficia al sistema eléctrico que puede operar así, con menores costos”. Sin embargo, recalcó que es una tarea que todavía no está terminada y es necesario que se pongan en efecto los más pronto posible mínimos técnicos que todavía están pendientes de aplicarse a algunas centrales de gran tamaño del sistema.