(El Mercurio) Edesur, la filial de distribución eléctrica de Enel Américas en Argentina, le está pidiendo al Estado de ese país, representado en la Secretaría de Energía, una indemnización por nada menos que US$ 1.207 millones, por los perjuicios derivados del incumplimiento -durante doce años transcurridos entre 2005 y 2017-, del contrato de la concesionaria, a raíz del congelamiento de las tarifas decretado durante el gobierno de Néstor Kirchner.

Según informó la italiana en los estados financieros de la ex-Enersis al tercer trimestre el trámite administrativo de este reclamo comenzó a fines de julio de este año.

[VEA TAMBIÉN: Ganancias de Enel Distribución cayeron 4% a $82.377 millones al tercer trimestre]

“Los perjuicios reclamados tienen origen en el incumplimiento de la obligación de trasladar a tarifa las ‘variaciones reales’ de los costos de la distribuidora o, en su defecto, reconocer a la distribuidora ingresos equivalentes a lo que hubiese resultado del traslado a tarifa de dichos reales mayores costos, desde la firma del Acta Acuerdo hasta la entrada en vigencia de la Resolución ENRE N° 64/2017”, dice Enel Américas en su balance.

En febrero del año pasado y en el marco del proceso de normalización de los precios de los servicios básicos, como la electricidad y el gas, entre otros, iniciado por la administración de Mauricio Macri, Edesur logró el reajuste de sus tarifas en un esquema gradual.