Roberto Valencia, periodista de ELECTRICIDAD desde San Clemente, Región del Maule.

El gerente general de Colbún, Thomas Keller, planteó la necesidad de que en los Servicios Complementarios dentro del sistema eléctrico nacional se “reconozcan los instrumentos adecuados” que entreguen una señal de precio transparente al mercado y así incentivar la flexibilidad en las operaciones.

Este tema fue señalado en la inauguración de la central hidroeléctrica La Mina, de 34 MW de capacidad instalada, en la comuna de San Clemente en la Región del Maule, desde donde esperan producir 191 GWh anuales, siendo la quinta central de la empresa acreditada para compensar emisiones de terceros, dejando a Colbún como el mayor emisor de bonos de carbono para compensar emisiones de gases invernadero provenientes de la generación hidroeléctrica, explicaron en lacompañía.

La inauguración también fue encabezada por la ministra de Energía, Susana Jiménez, quien destacó el trabajo de relacionamiento que tiene la central hidroeléctrica, que consideró una inversión de US$130 millones, señalando además la importancia que tiene la generación de este tipo dentro del sistema eléctrico.

Flexibilidad

En su discurso, Keller destacó la importancia que tiene la generación hidroeléctrica en la matriz energética para complementarse con la fuentes eólicas y solares, por lo que valoró el anuncio del Ministerio de Energía para avanzar en la flexibilidad del sistema, desarrollando las energías renovables.

“Creemos que es muy importante que se reconozca en los Servicios Complementarios un instrumento adecuado para dar una señal de precio al mercado, que incentive de manera transparente el valor de la flexibilidad que es necesaria para mantener una matriz energética limpia y segura hacia el futuro”, sostuvo el ejecutivo.

[VEA TAMBIÉN: El rol estratégico de la hidroelectricidad]

Según Keller, Colbún seguirá desarrollando “nuevos proyectos de infraestructura energética que integren con excelencia las dimensiones económicas, sociales y medioambientales. Este ya no es un desafío para las así llamadas tecnologías convencionales, sino que para todo tipo de proyectos energéticos, incluyendo los solares y eólicos“.

El presidente ejecutivo de Generadoras de Chile, Claudio Seebach, quien asistió a la inauguración, destacó el aporte de la central hidroeléctrica a la disminución de emisiones de carbono, señalando que esto forma parte del proceso de descarbonización y de la electrificación de la matriz.

Por su parte, la ministra Susana Jiménez puso énfasis en el aporte social y ambiental de la Central La Mina, señalando que “este tipo de buenas prácticas son las que intentamos promover desde el Ministerio en los proyectos energéticos que se están llevando a cabo en el país y están dentro de nuestro plan “Más Energía”, que promueve proyectos sostenibles, que se fundan en lo económico, lo social y lo ambiental, siguiendo el cumplimiento de toda la normativa, para reducir los periodos de tramitación”.

Central La Mina

La central tiene un factor de planta de 64,6% y cuenta con dos turbinas Francis de 17,6 MW cada una y se conecta con una línea de transmisión, de 66 kV, a la subestación Armerillo. Cuenta con automatización, usando un sistema de control centralizado que también se puede manejar remotamente al centro de control que tiene la empresa en la localidad de Colbún.

La casa de máquinas de la central fue diseñada como una estructura de alta montaña e implicó una intervención acotada del entorno, minimizando en el río, la flora y la fauna existente en el entorno.