(Economía y Negocios Online) La estatal chilena Empresa Concesionaria de Servicios Sanitarios (Econssa) indicó que se encuentra ad portas de firmar un acuerdo con Acciona Energía para la provisión de la electricidad que requerirá la planta desaladora de agua de mar que desarrolla en la Región de Atacama.

El acuerdo considera dos contratos, uno modalidad `power purchase agreement` (PPA), para el suministro, y otro, un `engineering, procurement and construction` (EPC), para las obras de las líneas necesarias para la transmisión de la electricidad (de unos 27 km).

“Esperamos firmar el contrato del suministro dentro de los próximos 10-15 días, y el otro contrato, el EPC, en unos 40-60 días más. El acuerdo para ambos es con Acciona Energía y los términos globales ya están resueltos”, dijo a ValorFuturo el gerente general de Econssa, Patricio Herrera.

El ejecutivo explicó que el primero de los contratos, que durará 15 años, tendrá inicio inmediato. El segundo, en cambio, tendría como fecha de partida diciembre de 2019.

[VEA TAMBIÉN: Latam firma contrato con Acciona para suministro eléctrico 100% renovable que reduce 5.850 toneladas de CO2]

“Nosotros necesitamos la energía en dos momentos: el primero, cuando se hagan las pruebas de los equipos de la planta, hacia fines de 2019, y la segunda, para el comienzo del envío del agua, en 2020. Para la primera, que es solo una parte, hemos conversado con CGE, que tiene una cierta disponibilidad en la subestación Caldera; para la segunda, ya deberíamos tener operando todas las obras”, puntualizó.

El proyecto consiste en la extracción de agua de mar y su desalinización en una planta de osmosis inversa. Las instalaciones estarán ubicadas en el sector de Punta Zorro, comuna de Caldera, y desde allí el agua desalinizada será impulsada a los distintos puntos de abastecimiento de la población de Caldera, Chañaral, Copiapó y Tierra Amarilla, que actualmente son alimentadas por el sobreexplotado acuífero del río Copiapó.

La construcción de la planta se ejecutará en tres etapas, las que una vez terminadas permitirán una capacidad máxima final de 1.200 litros por segundo (lt/s) de agua tratada.

El proyecto fue licitado y adjudicado al consorcio Inima-CVV en septiembre de 2017. Las obras comenzaron a ejecutarse el 2 de enero de 2018 y, de acuerdo a las bases de licitación, tendrá un plazo de 27 meses para ejecutar la iniciativa, ya que la planta deberá estar produciendo el año 2020.