(El Mercurio) Más de 5,5 millones de personas visitaron el Parque Metropolitano el año pasado, cifra que podría superarse este 2018.

Recorrer la principal área verde de la capital es un panorama tanto para turistas chilenos y extranjeros como para santiaguinos, y es por eso que durante los últimos años se ha trabajado en una serie de iniciativas para hacer más atractivo el lugar.

A fines de 2016 debutó el nuevo teleférico, que llegó a reemplazar a los antiguos «huevitos», que siete años antes habían dejado de funcionar. Además, se han habilitado nuevos senderos y regulado la circulación de bicicletas y automóviles. Y ahora se estrenará una nueva flota de buses para dar forma a un sistema de transporte al interior del parque.

Desde mañana se podrán apreciar los primeros tres vehículos que comenzarán la marcha blanca del sistema. Luego se sumarán otros cinco, para que la flota esté completa en el verano.

Son buses que usan gas natural como combustible, tienen 25 asientos y espacio para una silla de ruedas, al cual se accede por una plataforma que se levanta automáticamente. Cada vehículo tiene portabicicletas y es descapotable.

[VEA TAMBIÉN: Nuevos diseños de ingeniería se utilizarán para infraestructura de GNL]

«Estamos en una etapa que nos permite mejorar la convivencia entre los distintos modos de transporte al interior del Parque Metropolitano. Para lograrlo, queremos que se vaya convirtiendo en un lugar con más transporte colectivo, menos autos particulares y con más espacio para los deportistas y las familias visitantes», dijo el ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg.

Añadió que «estos buses que, además, son de bajo impacto ambiental, vienen a ayudar en esa meta. Son una forma fácil y atractiva de movilizarse por el parque, y como son descapotables, permiten disfrutar de la belleza de la flora y fauna durante los traslados».

Actualmente existen pequeños buses que circulan por el parque, pero son poco conocidos y su uso, marginal. Con la nueva flota se crea una red de transporte interno en el parque (teleférico, funicular y buses) para hacer cada vez menos necesario ir en auto particular.

Los buses recorrerán tres circuitos, cada uno con varias paradas, que durarán entre 15 y 20 minutos. Estos conectarán los lugares más visitados, como la cumbre y las piscinas Tupahue y Antilén.

El valor del pasaje será de entre $350 y $700 para adultos y de $350 a $450 para niños y tercera edad.