(La Tercera) Hoy estaba previsto para las 11 horas que se llevara a cabo la reunión de directorio de Enap para estudiar la estrategia a seguir adelante ante la Superintendencia de Medio Ambiente, que formuló cargos en su contra por el episodio contaminante que afectó a 380 personas en Quintero. La estatal espera tener definido sus pasos el próximo 25 de septiembre.

Frente a este panorama la compañía ha comenzado ha desplegar su defensa ante los distintos frentes abiertos a raíz del caso.Por medio de tres informes, Enap respondió a los recursos de protección que presentaran las municipalidades de Quintero, Puchuncaví y el senador Francisco Chahuán por la intoxicación masiva en esa zona de la V región.

Para la compañía presidida por la ex ministra de Obras Públicas, Loreto Silva, “las autoridades competentes no han entregado una explicación oficial y justificada” sobre el episodio de contaminación. Y agrega que “no se ha acreditado ni detectado que el origen de los gases tóxicos se hayan originado en las instalaciones del Terminal Quintero de ENAP Refinerías.”

“El que las fiscalizaciones hayan sido realizadas por personas que no emplearon mascarillas o equipos de protección similares, en compañía de los trabajadores de la compañía que tampoco empleaban tal clase de equipos, y que ninguno de ellos haya presentado síntomas similares a los que se han descrito en el recurso de protección de autos, termina siendo una constatación nítida de la injusticia de los cargos que se han formulado a ENAP Refinerías”, sostuvo la firma, solicitando el rechazo de los tres recursos de protección que son estudiados por la Corte de Apelaciones de Santiago.

Tras la paralización de las faenas de limpieza de los estanques de combustible, como lo ordenara la SMA, se produjeron nuevos episodios en las comunas de Quintero y Puchuncaví, “lo que viene a confirmar el que ellos no son consecuencia de las actividades de mi representada”, agregó la estatal petrolera, representada por el abogado Germán Concha.

La compañía agregó que actualmente su filial, ENAP Refinerías genera trabajo para más de 1.700 personas a lo largo del país, correspondiendo alrededor de 740 de ellas a las instalaciones de Refinería Aconcagua, ubicadas en la Región de Valparaíso.

“Más de 40 familias encuentran su fuente de desarrollo profesional en su actividad, a las que deben sumarse todos aquellos grupos familiares que dependen de labores que se vinculan con las tareas que en él se realizan”, consignó.

[VEA TAMBIÉN: Enap: “Tenemos antecedentes que nos van a permitir demostrar que no tenemos responsabilidad”

Por otro lado, Gasmar, que fichó al abogado Gabriel Zaliasnik, también dijo no ser responsable del episodio de contaminación, asegurando que sus instalaciones “han sido continuamente revisadas y monitoreadas durante el evento de emergencia ambiental decretado en la localidad de Quintero-Puchuncaví”.

Aclaró que por medio de sus gestiones fue posible constatar el normal funcionamiento de la planta de Gasmar durante los días 20, 21, 22 y 23 de agosto últimos. Sin embargo, también reveló que sus trabajadores sufrieron un episodio de intoxicación.

“El 24 de agosto, 5 trabajadores (2 propios y 3 pertenecientes a una empresa contratista de nuestra representada), que se encontraban en instalaciones de terceros (en el sector del muelle asignado para que Gasmar realice parte de sus operaciones), presentaron síntomas compatibles con un cuadro de intoxicación por la presencia de gases en el ambiente”, señala la compañía en su presentación al tribunal de alzada.

“Luego, los trabajadores involucrados son derivados al Hospital de Quintero, acompañados por el Subgerente de Mantención de mi representada, donde luego de 1 hora son dados de alta, permitiéndoles reincorporase inmediatamente a sus labores habituales”, sostiene el escrito.

“Mala señal”

En la edición de ayer martes, La Tercera PM reveló la compleja situación económica por la que atraviesa el director seleccionado por Alta Dirección Pública de Enap, Claudio Skármeta que enfrenta seis demandas en tribunales por no pago de deudas por un total de casi 250 millones de pesos.

Tras conocer los hechos, el Presidente de la Federación de Sindicatos de Enap, Nolberto Díaz sostuvo que Skármeta “con esos antecedentes y juicios por deudas impagadas creo que no califica hoy para ser parte del directorio de Enap”.

“Ha hecho mal su trabajo la Alta Dirección Pública, él debería hacerse a un lado pero no corresponde hoy andar pidiendo renuncias. Es la presidenta de Enap quien debe señalar cómo se sigue, pero esto es una mala señal para Enap y su Directorio. A los trabajadores les exigen todo, cumplir todos sus deberes, pero eso no ocurre de igual manera arriba”, sostuvo el líder sindical.