La empresa Celeo Redes Chile puso en marcha la línea 2×500 kV entre las subestaciones de Charrúa y Ancoa en la zona sur del Sistema Eléctrico Nacional, con lo que fortalece capacidad de la transmisión, además de permitir la conexión de proyectos eólicos e hidroeléctricos en el territorio.

La obra tuvo una inversión de US$175 millones, lo que se tradujo en la creación de 500 empleos directos en la fase de construcción y 50 empleos directos de carácter indefinido a personal local durante la fase de operación.

“La línea asegura un mayor respaldo en la operación del sistema, lo que permitirá alcanzar mejores niveles de disponibilidad, reduciendo el tiempo de interrupción del suministro a clientes finales en caso de fallas. Además, su entrada en operación, supone un aumento de la capacidad de evacuación de generación de energía eléctrica existente entre las regiones del Biobío, Maule y Ñuble, lo que permitirá el desarrollo de nuevos proyectos de generación en esta zona”, informó Celeo Redes mediante un comunicado.

También se destacó que el proyecto “incrementará el potencial aprovechamiento de recursos de energía renovable, principalmente eólico e hidroeléctrico, permitiendo el transporte de la energía generada por diversas centrales de estas tecnologías hacia los principales centros de consumo del país, lo que se traducirá directamente en una reducción de los precios de energía a clientes finales del sistema”.

El proyecto fue adjudicado a Celeo Redes mediante licitación pública internacional en 2012 y consistió en la construcción de una nueva línea de transmisión troncal de 200 kilómetros de longitud en 500 kV entre las subestaciones de Ancoa (comuna de Colbún) y Charrúa (comuna de Cabreros), atravesando en su totalidad tres regiones; Maule, Biobío, y la recién inaugurada región de Ñuble y 12 comunas, donde se alcanzaron acuerdos voluntarios de servidumbre eléctrica con más de un 96% de los propietarios de los predios.

[VEA TAMBIÉN: Transmisión: cambios y adaptaciones]

La línea ha sido desarrollada por Celeo Redes y construida por Elecnor. Adicionalmente, la compañía cuenta con dos proyectos; uno en operación desde el año 2015: Línea Ancoa – Alto Jahuel, y otro en construcción: “Nueva Subestación Diego de Almagro y línea 2×220 kV hasta subestación Cumbre”, que considera su entrada en operación en 2019.

“Este es un ejemplo del tipo de proyecto que como empresa queremos impulsar en Chile, cuyo fin es entregar mayor eficiencia y flexibilidad al sistema. Chile representa para nuestra empresa un mercado estratégico para realizar futuras inversiones dado que ofrece las condiciones idóneas como su seguridad jurídica y seriedad de sus instituciones para desarrollar proyectos como el que hoy inauguramos.” sostuvo Manuel Sanz, gerente general de Celeo Redes Chile.

Subsecretario Irrarázabal

La inauguración de la línea contó con la presencia del subsecretario de Energía, Ricardo Irarrábal, quien resaltó
que este proyecto “es de gran relevancia para nuestro sistema eléctrico nacional porque fortalece la capacidad de transmisión del centro-sur del país con 1.700 MVA, contribuye a otorgar mayor seguridad para el abastecimiento, facilita la inyección de importantes montos de energía hacia centros de consumo, permitiendo mayores acoples económicos en el sistema y disminuyendo las diferencias de precios entre estas zonas, lo que beneficia a generadores y a todos los usuarios finales”.

También destacó que este proyecto “es una muestra de que esta obra ha contribuido al desarrollo de la región. Un aspecto relevante para el ministerio es que esta línea de transmisión se caracterizó por su buen relacionamiento temprano con la comunidad, generando así un desarrollo sostenible con valor compartido”.

El subsecretario de Energía aseguró que la industria de la transmisión eléctrica “goza de muy buena salud, ya que actualmente existen 30 obras en construcción, equivalentes a 1.228 kilómetros, que representan una inversión total de US$1.725 millones”.