La necesidad de contar con una regulación flexible para el desarrollo de sistemas de almacenamiento energético en el sistema eléctrico nacional fue una de las principales conclusiones del seminario “Realidad y proyecciones del almacenamiento de energía eléctrica”, realizado por Valgesta Energía y la empresa Fluence, donde expusieron especialistas nacionales e internacionales.

Andrés Romero, director de Valgesta Energía, señaló que los cambios acelerados que se viven en el sector energético plantean tener “una regulación ultra flexible”, precisando que esta debe realizarse respetando “los principios básicos del funcionamiento del mercado eléctrico chileno”.

Avances

José Venegas, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE) abrió la jornada, donde repasó los avances en esta materia, señalando que la normativa de la Ley de Transmisión definió a los sistemas de almacenamiento como “el equipamiento tecnológico capaz de entregar energía en el sistema eléctrico y transformarla en otro tipo de energía (almacenarla) con el objetivo de ingresarla nuevamente al sistema, después de una transformación inversa, contribuyendo con la seguridad, suficiencia o eficiencia económica, según se determine”.

La autoridad dijo que el tratamiento de esta definición está contemplada en los reglamentos de Coordinación de la Operación, donde se definen tres formas de tratamientos de los sistemas de almacenamiento, además del otro reglamento de Servicios Complementarios, que actualmente está en la Contraloría General de la República.

Venegas recordó que en el reglamento de Coordinación de la Operación se indica que los sistemas de almacenamiento están habilitados para participar en los balances de transferencia de energía y potencia, ademas de estipular que la operación del almacenamiento sería centralizada por el Coordinador Eléctrico Nacional.

[VEA TAMBIÉN: Baterías en Chile buscan dar un paso más en Servicios Complementarios]

Según el secretario ejecutivo de la CNE en el futuro los sistemas de almacenamiento tendrán una mayor preponderancia, a través de los soportes al sistema de distribución, respuestas a la demanda, generación residencial y distribuida y electromovilidad, entre otros.

Posteriormente,  Joaquín Meléndez, director de Soluciones de Almacenamiento de energía de Sudamérica de AES Gener, mostró la experiencia de la empresa en bancos de baterías instalados en Atacama y en Antofagasta, donde se han logrado entregar regulación primaria y secundaria en la zona norte del sistema ante pérdidas de potencia.

Por su lado, Ismario González, vicepresidente de Desarrollo de Negocios de Fluence, destacó los avances de Chile, afirmando que “es el primer país en América Latina en tener ya un plan bien establecido, conocido y estudiado, estando próximos a implementar una regulación que sea frutífera, tanto para los inversionistas, el sistema y los consumidores finales”.

Finalmente, Ramón Galaz, gerente general de Valgesta Energía, sostuvo que los sistemas de almacenamiento pueden participar en el mercado de Servicios Complementarios, que es el que está “prácticamente solucionado por la regulación vigente”, lo que será ampliado por el reglamento sobre la materia para “avanzar un poco más”.

El especialista dijo que el reglamento de Coordinación y Operación “compatibiliza el mercado de la energía con el de Servicios Complementarios, pero no es tan claro para otros mercados, como es el de capacidad y transmisión, por lo que ahí hay un gap desde el punto de vista regulatorio”.