(El Mercurio de Calama) En marzo de 2017 la planta geotérmica Cerro Pabellón, ubicada en Olllagüe, se convirtió en la primera de su tipo en Sudamérica en generar este tipo de energía.Sin embargo, esta tecnología se ha encontrado con una serie de de dificultades para seguir creciendo. Aunque ya hay esfuerzos del Gobierno, como la Mesa de Geotermia, que esperan impulsarla en Chile, que tiene el 25% de los volcanes del mundo y 1.800 MW de potencial.

Barreras del sector

Consultados sobre los obstáculos que ha encontrado el desarrollo de la geotermia en el país, el director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera), Carlos Finat, detalló que son varias las barreras, pues “el costo de desarrollar un proyecto está determinado, en parte, por el costo de los servicios de perforación de pozos. Estos servicios son diferentes a los que usa la minería y son afines a la industria del petróleo. Como Chile no tiene esta industria, no hay un volumen de mercado que permita lograr precios competitivos en esta materia”.

El timonel del gremio que aglutina a las empresas generadoras de energías renovables no convencionales (ERNC) del país, agregó que otra barrera es la regulatoria, es decir, la exigencia que existe para los generadores geotérmicos que desean participar en las licitaciones de suministro para empresas distribuidoras.

[VEA TAMBIÉN: Gobierno enviará reforma legal para impulsar nuevos proyectos geotérmicos]

“Ellos deben tener al menos un pozo con ciertas características para acogerse a las opciones de prolongar el plazo de construcción o de retirarse de las ofertas. En esta línea, la Mesa de Geotermia del Ministerio de Energía propuso el reemplazo de esa exigencia por el informe de un experto que respalde el potencial del recurso geotérmico para suministrar el contrato eléctrico”, explicó.

Otras iniciativas

Finat , sobre si existen otros proyectos que podrían concretarse además de la planta Cerro Pabellón, dijo que aunque en etapas temprano de su desarrollo, “están los proyectos Mariposa, en la Región del Maule, Tinguiririca, en O’Higgins; y Cerro Pabellón-segunda fase, en la región de Antofagasta. Por tan solo citar proyectos de 100 o más MW de potencia, que podrían ser desarrollados antes de 2030”.

Respecto de si las sociedades como Geotérmica del Norte (integrada por Enel Green Power y Enap), pueden ser la solución para concretar nuevos proyectos considerando que en Chile no hay subsidios a este sector, el ejecutivo de Acera dijo que “podría ser la fórmula , pero no es la única”.

“Pensamos que es posible generar un marco regulatorio que reconozca los atributos propios de las centrales geotérmicas y que, de esa manera, se habilite su desarrollo como iniciativas ciento por ciento privadas. El informe de la Mesa de Gobierno contiene varias propuestas en ese sentido”, aseguró.

[Siga leyendo esta noticia en El Mercurio de Calama]