(La Tercera-Pulso) Una caída de 17,08% acumulan las acciones de Tesla en julio, baja que se incrementó tras el retroceso de 2,36% registrado ayer, luego que UBS publicara un lapidario informe sobre la firma. El banco suizo no cree que los nubarrones que se posan sobre la compañía de Elon Musk sean pasajeros. Por el contrario, la tormenta se quedaría por lo menos hasta el próximo año, para cuando anticipan que simplemente la automotriz no será rentable.

“El mercado no debe ignorar los vientos en contra fundamentales que persisten con respecto a la rentabilidad del Modelo 3 de Tesla, el almacenamiento estacionario y la energía solar”, escribió Colin Langan, analista de UBS en un informe a sus clientes, en la previa al reporte trimestral de la compañía, que se dará a conocer el miércoles al cierre de los mercados. “Tesla eventualmente necesitará financiamiento externo adicional”, agregó.

La firma ha despertado la preocupación de sus inversionistas debido a las pérdidas de dinero en efectivo que ha registrado recientemente. En ese marco, propuso a los proveedores que regresaran parte de los pagos que recibieron por piezas, con el objetivo de que la fabricante de autos eléctricos obtuviera ganancias.

[VEA TAMBIÉN: Tesla instalaría su primera gran fábrica de autos eléctricos en Europa]

Sin embargo, el plan no convence. Así, UBS reafirmó su objetivo de precio de US$195 a 12 meses para sus acciones, lo que representa un descenso de poco más de 30%, en relación a los US$290,17 con los que cerró la jornada de ayer.

Adicionalmente, Langan bajó su pronóstico de ganancias por acción de Tesla en el segundo trimestre desde una pérdida de US$1,71 a una de US$3, mientras que el consenso de Wall Street está apostando por US$2,88. El 2019 no luce mejor y ahora estima pérdidas por acción de US$1,65, versus el US$1,15 que anticipa el consenso de los analistas.

Steve Eisman, connotado inversionista de Neuberger Berman Group y uno de los pocos que anticipó la crisis financiera, ya había encendido las alarmas sobre Tesla la semana pasada, cuestionando el liderazgo de su fundador.

“Elon Musk es un hombre muy inteligente, pero hay muchas personas inteligentes en este mundo y tienes que ejecutar de manera correcta. Musk tiene problemas de ejecución”, dijo en una entrevista con Bloomberg Television. “No ha llegado a ningún lugar en vehículos autónomos y habrá mucha competencia en ese sector el próximo año”, añadió.

De esta manera, consultado por el difícil momento que enfrenta actualmente la compañía, Eisman dijo: “Ya veremos, puede que haga magia y haga que a la compañía le vaya mejor. Hasta el momento, no ha hecho méritos para que eso pase”.