(El Mercurio de Valparaíso) En nada sorprendió que la empresa Interchile que a fines de junio el Juzgado de Letras de Limache paralizara, en el sector de Cajón de Lebu, la construcción de dos torres de alta tensión pertenecientes al proyecto eléctrico Cardones Polpaico. Y es que a dos años de iniciadas las obras -que consideran la instalación de 1.700 torres en 753 kilometros-, la mayor oposición continúa estando en la zona interior de Valparaíso, donde diferentes movimientos se han levantado en rechazo a la iniciativa.

“La provincia de Marga Marga es la que lleva menos avance, porque el proceso es más lento. Al ser una más poblada existe mayor dificultad para acceder a algunos de los sitios, y aún hay algunas concesiones y servidumbres en proceso de liberación”, explicó la empresa a este diario.

[VEA TAMBIÉN: Proyecto de corredor eléctrico entre Santiago y Copiapó deberá paralizar obras]

El escenario ya había sido advertido por la compañía en abril de este año, cuando reconocieron que el tramo más complejo era el que iba desde Tiltil, en Santiago, hasta la región de Coquimbo. Las dificultades incluso derivaron en que la carretera eléctrica no entrara en operación a fines de 2017, como estaba previsto en el cronograma inicial, y se tuviera que aumentar el plazo hasta agosto de este año.

Sin embargo, por el persistente retraso que han tenido las obras en dicha zona, la empresa estaría pensando en volver a postergar el inicio de la operación para los últimos días de diciembre próximo.

[Siga leyendo esta nota en El Mercurio de Valparaíso]