(El Mercurio) La petrolera estatal Enap ha sido pródiga en noticias. A fines de la semana pasada, el directorio nombró a Andrés Roccatagliata, un ingeniero comercial con amplia experiencia en el mundo financiero y el retail , como su nuevo gerente general, reclutado de manera inédita por un head hunter, Seminarium. También, la Fiscalía Oriente abrió una investigación sobre las anomalías detectadas por Contraloría en la petrolera.

Y días atrás, la Cámara de Diputados formó una comisión investigadora para indagar sobre estas irregularidades. La presidenta de Enap, Loreto Silva, aborda todos estos frentes y puntualiza que la estatal ya tiene definido un plan de negocios y que terminó la revisión de su programa de inversiones. Es enfática en decir que no hay desinversiones ni despidos ni un desmantelamiento de la petrolera, pero sí una “priorización de las inversiones”.

En esta línea, la gran diferencia con los cuatro años previos es que Enap pese a que amplió su giro para operar en el sector eléctrico, no incursionará de manera preferente en él.

-En la última década, Enap suma inversiones por US$ 5.000 millones, y entre 2017 y 2021 tenía previsto invertir otros US$ 3.000 millones. ¿Por qué hay que invertir en la empresa que tiene un alto nivel de deuda?

“Como directorio, hemos estado en un proceso de instalación que ha supuesto dos cosas: tomar una definición respecto de la administración y trabajar en un plan de negocios para proponer a nuestros accionistas; en este caso, los ministerios de Hacienda y de Energía. Ese plan de negocio es bien contundente y tiene como objetivo estratégico para Chile asegurar la provisión de suministro de combustible. Para lograr ese objetivo, revisamos nuestro plan de inversiones y analizamos cómo mejorar la situación financiera de la compañía, porque en los últimos años hemos tenido un importante plan de inversiones que no ha sido consistente con un aumento significativo del Ebitda”.

“Dicho todo eso, lo que vamos a hacer son inversiones que sean rentables y aporten a la generación del Ebitda y asegurar que la empresa siga cumpliendo con su rol estratégico. Enap refina el 60% de los combustibles del país. Con eso, debiéramos mantener un nivel de inversión en torno a los US$ 600 millones al año, con proyectos rentables y que nos permitan una generación del Ebitda de US$ 600 millones este año”.

-Enap tiene un patrimonio de US$ 838 millones, mientras que su deuda es de casi US$ 6.000 millones. ¿Cómo se entiende que se sigan poniendo recursos en ella?

“Nuestra relación deuda-Ebitda es bastante pesada, en torno a 6,3 veces a marzo de 2018, y tenemos una relación deuda-patrimonio bastante desafiante. Esa condición la tenemos que mejorar, y optimizar en forma significativa la situación financiera de la compañía, de manera que la estructura de pasivos sea óptima desde el punto de vista de los costos para manejar las tasas, de los plazos de vencimiento y de cuándo haya retorno de la inversión. Hay que priorizar todos los proyectos de inversión en función de estos factores y también en función de mantener un investment grade, que es fundamental para asegurar nuestro plan de negocios en el largo plazo”.

-¿En qué van a invertir?

“En Refinerías, priorizar inversiones que mejoren la contribución de productos valiosos y que contribuyan a aumentar la disponibilidad de plantas, que sea sobre 97%. En eso queremos desarrollar proyectos como el cracking (proceso para lograr gasolinas de alto octanaje), desarrollar una planta desasfaltadora, etc.”.

“En Exploración y Producción, ha sido un área exitosa en su manejo, porque contribuye con 40% al negocio total. Ahí tenemos que continuar reponiendo reservas, en razón 1 a 1 . Ahí se está trabajando en proyectos como Arenal (gas no convencional en Magallanes), que es súper importante y lo definimos como prioritario”.

-¿Está descartada la generación eléctrica?

“En Gas y Energía, creemos que hoy en el mundo existe una oportunidad importante para el gas, dada por la necesidad de tener combustibles no contaminantes. En esa área no podemos dejar de explorar y estar atentos a las oportunidades de desarrollo de negocios para, por ejemplo, suministrar gas a áreas industriales, residenciales, en el sur y también en el norte del país”.

-¿Salen del sector eléctrico?

“No tenemos una definición en cuanto a salirnos de negocios o no. Sin embargo, las condiciones que años atrás se tenían a la vista para ingresar al negocio eléctrico no son las mismas que las de ahora. El negocio eléctrico representa el 0,2% del Ebitda y el US$ 1 millón en ingresos en 2017 no fue significativo”.

-¿Por eso al final decidieron no entrar a Alto Maipo?

“La participación de Enap en Alto Maipo no tenía ninguna justificación, porque desde el punto de vista de política pública el proyecto ya está andando y no formaba parte del objetivo estratégico de la compañía”.

-¿Se hicieron malas inversiones, como la geotérmica Cerro Pabellón?

“Las condiciones del mercado energético hoy son completamente distintas a las que existían hace unos años, hay mayor competencia y una gran irrupción de proyectos renovables. Existe un gobierno corporativo que tiene que velar por el interés de la compañía. Se ha señalado expresamente en la ley que regula Enap que cualquier política pública tiene que estar aparejada con el debido funcionamiento, y tiene que ser rentable para la compañía”.

Roccatagliata: lo eligieron por su experiencia en compañías con mucho personal

-¿Por qué eligieron a Andrés Roccatagliata como nuevo gerente general?

“Definimos un perfil muy exigente: formación profesional de primer nivel; experiencia probada en management de compañías grandes, complejas y con gran número de personas. Y si bien era importante tener conocimiento en la industria energética, lo más relevante era su experiencia en management. Andrés tiene una gran trayectoria en el mundo empresarial. Además, tiene una mirada innovadora en todas las áreas en que ha incursionado y mucha experiencia en el área financiera, que es muy deseable dentro de la compañía”.

Un factor constante de tensión en los últimos años ha sido la relación con los sindicatos, que llegó a las manos, con un enfrentamiento físico entre el gerente Alfredo del Carril y el entonces principal dirigente de Enap, Nolberto Díaz, y otros representantes, que llevó al ejecutivo a denunciar las agresiones ante la justicia. En Enap dicen que el caso se cerró en la fiscalía y que respecto a los altos sueldos que se pagan en la petrolera, no hay mucho que hacer, dado que la Reforma Laboral pone al convenio colectivo como “piso”. Al respecto, Silva opta por dar vuelta la página, dado que los hechos ocurrieron antes de que ella llegara a la empresa.

-¿Cómo es la relación hoy con los sindicatos?

“Estamos todos focalizados en tener un trabajo colaborativo para hacer a estar compañía sustentable en el largo plazo. El rol del director laboral, Marcos Varas, ha sido fundamental en tener una mirada colaborativa y respetuosa”.

“Estamos impulsando un plan de reducción de costos, en gastos generales, y en eso Marcos Varas ha tenido un rol fundamental en explicar a los trabajadores y el mundo sindical de la empresa cuáles son los objetivos y cómo cumplirlos”.

-¿Qué abarca este plan?

“Queremos disminuir en 20% los gastos generales, en asesorías, viajes, viáticos, básicamente eso”.

-¿Viajes como los del sindicato a la OIT en Ginebra?

“Esos gastos se hicieron con cargo al presupuesto sindical. Cómo se controla eso, es responsabilidad de los sindicatos”.

-¿Qué evaluación tiene del actual gerente general, Marcelo Tokman?

“No es el momento de hacer una evaluación. Tenemos que tener una mirada de futuro. Sin perjuicio de lo anterior, debo destacar la disposición de Marcelo a acompañarnos hasta finales de julio y hacer un traspaso ordenado, porque estas prácticas dan sustentabilidad a la compañía en el largo plazo”.

[VEA TAMBIÉN: Cámara de Diputados aprobó nueva comisión investigadora sobre finanzas de Enap]

Efectos de la guerra comercial

-¿Cómo afecta la guerra comercial de China-EE.UU. a la empresa?

“Enap es una compañía integrada. Si sube el precio del crudo, tenemos mejores resultados en el área de producción, pero eso nos impacta en la de refinación y comercialización. Tenemos que optimizar cada área de negocios, y frente a un escenario de subida de los combustibles, tenemos que ser aún más eficientes en la operación de las refinerías, porque nuestro margen tiende a disminuir”.

“Estamos impulsando un plan de reducción de costos, en gastos generales, y en eso, Marcos Varas ha tenido un rol fundamental en explicar a los trabajadores y el mundo sindical de la empresa cuáles son los objetivos y cómo cumplirlos”. Comisión de la Cámara: “Muchos hechos son de la administración anterior”

-¿Los tomó por sorpresa la constitución de una comisión investigadora de Enap en la Cámara Baja?

“Yo represento a Enap y a sus trabajadores y eso haré en la comisión. Enap y su administración darán a conocer toda la información que requiera dicha instancia”.

-¿Considera que hay intereses políticos o sindicales en esta instancia?

“Siempre pensaría que una comisión investigadora de la Cámara de Diputados trabaja en pos del mejor interés de los chilenos. Vamos a enfrentar esta comisión con esa mirada y teniendo en consideración que muchos hechos que investiga son de la administración anterior y no nos competen. Es una oportunidad para mostrar las mejoras de proceso respecto de algunas prácticas que pudiesen ser cuestionadas”.

-Si son hechos de la administración anterior, ¿va a asumir responsabilidades ajenas?

“No. Uno no se puede hacer responsable por hechos ajenos. Vamos a dar a conocer la información requerida por la comisión y mostrar a todos los chilenos cómo se hacen las cosas en Enap. Como directorio estamos muy tranquilos; es una compañía donde sus trabajadores son honestos, donde hay un sentido de misión de país, pero siempre hay una oportunidad de aprendizaje y tenemos que mostrar las decisiones que hemos tomado como directorio para evitar que algunas situaciones vuelvan a ocurrir”.

-A la luz de lo que ha pasado, ¿habría tomado la decisión de vender el edificio de Vitacura y comprar el de Apoquindo?

“Como directorio no tenemos antecedentes para cuestionar el proceso mismo. Sería muy fácil pronunciarse sobre hechos que ya ocurrieron y tener una visión crítica”.