(El Mercurio) En medio del proceso para agilizar la puesta en marcha de nuevos proyectos y reactivar la inversión a lo largo del país que lleva adelante el Gobierno, el Ministerio de Bienes Nacionales realizó un catastro en el que detectó que existen hasta 233 iniciativas que han solicitado el uso de terrenos fiscales para emplazar proyectos energéticos, pero que no estaban siendo tramitadas.

Ante esto, la decisión de la cartera fue agilizar el proceso de estudio, y la totalidad de estas iniciativas ya se encuentran en la etapa de aprobación, que se estima puede tardar un par de meses.

“Cuando llegamos al ministerio nos encontramos con muchas carpetas de proyectos de inversión de carácter energético que estaban paralizadas y no estaban siendo tramitadas por Bienes Nacionales por distintas razones, con muchos millones de dólares comprometidos”, explica el ministro Felipe Ward, quien agrega: “La instrucción fue iniciar el trámite y agilizar el proceso de estudio, sea favorable o no la decisión final”.

Para dimensionar las cifras detrás de estas solicitudes realizadas por las empresas para emplazar sus obras en terrenos del Estado, el cálculo totaliza unas 71.457 hectáreas de superficie y un monto estimado de inversión que podría superar los US$ 21.459 millones.

En cuanto a la potencia que estos podrían sumar a la matriz energética, se estima en unos 10.589 MW; esto, cuando todos los proyectos estén en marcha, y respecto a la ubicación geográfica de estas iniciativas, se encuentra de Coquimbo al norte, encabezados por Antofagasta con 110, Atacama con 62 y Tarapacá con 35.

[VEA TAMBIÉN: Energía lanza plan para destrabar 20 proyectos por casi US$ 3.800 millones]

Según cuentan desde el ministerio, la agilización en el trámite de los proyectos ha sido un trabajo en conjunto con la oficina de proyectos sustentables del Ministerio de Economía, y también con el propio Ministerio de Energía, uno de los principales interesados en que estas obras lleguen a buen puerto.

La ministra Susana Jiménez destacó la magnitud que significaría desarrollar finalmente estas iniciativas y comentó que “el Ministerio de Bienes Nacionales es uno de los principales aliados con nuestro ministerio para el desarrollo de las energías renovables en Chile. La mayor parte de los proyectos solares y un gran porcentaje de los proyectos eólicos se desarrollan en terrenos fiscales, por lo que tenemos una unidad especializada en hacer seguimiento a los proyectos en desarrollo”.

El proceso de autorización

La entrega de estos terrenos se realiza a través de la modalidad de concesión de uso oneroso, por la que el fisco cobra una renta concesional, con boletas de garantías y contratos de concesión de por medio, lo que significa un ingreso adicional para el Estado.

La división de estos dineros, que se pactan uno a uno con cada empresa, va en un 65% al Fondo Nacional de Desarrollo Regional, un 25% directamente a las arcas fiscales y el 10% restante queda en manos del Ministerio de Bienes Nacionales.

El ministro Ward destacó que hasta el 54% de los terrenos del país son administrados por la cartera que lidera, cifra que sube hasta un 80% en las regiones del norte, y sostuvo que “es sumamente relevante abrir la puerta a estos proyectos, porque se genera inversión, empleo y utilidad para el Estado”.