La necesidad de avanzar hacia la masificación de motores de alta eficiencia en el sector industrial del país fue uno de los principales objetivos planteados en la segunda versión del Encuentro de Motores de Alta Eficiencia, Emae 2018, organizado por la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE) y Procobre, donde el foco estuvo puesto en los motores eléctricos en el marco de la electromovilidad, así como en los desafíos a futuro para implementar la eficiencia en estos equipos.

Ignacio Santelices, jefe de la División de Eficiencia Energética del Ministerio de Energía, destacó la necesidad de aumentar la eficiencia de los motores, precisando que estos equipos «son críticos para la eficiencia energética, pues en torno a un tercio de la energía del país lo consumen los motores y solo un 5% de estos son de alta eficiencia, por lo que tenemos que ver cómo avanzamos a masificar esto, con un esfuerzo público-privado».

El personero recordó la importancia que tiene este tema en el Ministerio de Energía, señalando que «tres de los diez compromisos de la Ruta Energética son de eficiencia energética, como el proyecto de ley sobre la materia, mejorar la calidad de la biomasa y avanzar en electromovilidad».

Santelices mencionó que dentro de las líneas de acción que realizan este año, junto a la AChEE, está un proyecto de ley para que las grandes empresas hagan gestión de la energía, «que sean capaces de identificar sus potenciales, y conocer las oportunidades que tienen para implementar medidas de eficiencia energética».

AChEE

Emae 2018 también contó con la participación de Sebastián Jure, director ejecutivo (s) de la AChEE, quien sostuvo que el tema de los motores es «una parte importante de los costos energéticos del sector productivo y es también donde hay mayores oportunidades de hacer eficiencia energética de la mano de mejor tecnología».

Según indicó Marcos Sepúlveda, director ejecutivo de Procobre, el aumento en la eficiencia de los motores que se utilizan en el sector industrial en el mundo ha significado triplicar la demanda de cobre por cada uno de estos equipos, en un proceso productivo que se incrementará también por el mayor consumo de este metal debido a la masificación de la electromovilidad.

El ejecutivo planteó que en los últimos 30 años el nivel de eficiencia de los motores se elevó, de un 89% hasta 94%, “lo ha significado triplicar el consumo de cobre por unidad. En un motor de 40 HP (caballos de fuerza) esto implica pasar de 10 a 30 kilos por cada unidad”.

 

[VEA TAMBIÉN: Buscan posicionar motores eléctricos de alta eficiencia en la industria y minería]

Electromovilidad

Sepúlveda sostuvo que la electromovilidad es otro de los pilares que aumentarán la demanda de cobre para su uso en los motores de vehículos eléctricos: “En los próximos diez años el consumo de cobre por electromovilidad será 1,8 millón de toneladas y, dentro de esto están los motores, principalmente por los cables y circuitos”.

“Como industria del cobre la electromovilidad es un pilar fundamental, tanto para nuestro país en particular, que somos uno de los principales productores de cobre y litio en el mundo, sino también por el cuidado medioambiental”, afirmó.

El primer panel de Emae 2018 abordó el tema de los motores en el marco de la electromovilidad, donde el presidente de la Corporación de Normalización Electrotécnica, Víctor Ballivián, señaló la necesidad de avanzar hacia una estandarización de las piezas de los autos eléctricos, pues aseguró que un freno para la mayor incorporación de estos vehículos es que la industria mantiene sus tecnologías propias de carga, «lo que implica un desarrollo de infraestructura tremendamente costoso».

«Si queremos que los autos eléctricos se convierta en productos masivos en el mercado, el uso de estándares internacionales para infraestructura, suministro eléctrico y para el propio vehículo son esenciales, por lo que las normas internacionales proporcionan una base para la seguridad de una inversión para los reguladores, para los proveedores de la infraestructura y finalmente para los consumidores», agregó Ballivián.