(El Mercurio de Valparaíso) A fines de mayo, la ministra de Energía, Susana Jiménez, dio a conocer la “Ruta Energética 2018-2022” que impulsará la administración del Presidente Sebastián Piñera. Una agenda que se elaboró en base a un proceso participativo en todo el país, y que incluyó la opinión de la sociedad civil, del mundo privado y académico, de los gremios y también del sector público.

“La Ruta Energética tiene una bajada, que se llama liderando la modernización con sello ciudadano. Y cuando hablamos de ello nos referimos a todos los cambios tecnológicos que vienen y donde tenemos que crear las condiciones para que se aceleren y masifiquen, como la generación distribuida, las redes inteligentes o la misma electromovilidad (…) Pero esa mirada también está cuando al recorrer el país nos encontramos con que aún tenemos hogares sin suministro eléctrico o con fuentes contaminantes. Y por eso hicimos un compromiso de ir cerrando esa brecha a un ritmo de 2.500 hogares por año”, sostuvo la ministra durante una visita a Valparaíso.

[VEA TAMBIÉN: Susana Jiménez afirma que se potenciará rol de la mujer en el desarrollo del sector energético]

Otro de los objetivos del Gobierno es una reforma a la distribución eléctrica. ¿Con qué fin?

-Tiene que ver mucho con la mirada de futuro. Nuestra normativa ha funcionado bien, pero la realidad de la dinámica de innovación y cambios tecnológicos que se está dando hace que este marco regulatorio no sea suficiente para incorporar a estas nuevas fuentes. Tenemos un diagnóstico que hay que consensuarlo y a partir de eso hacer un trabajo intensivo y participativo para ver cuáles van a ser los cambios y modificaciones que vamos a realizar.

[Siga leyendo la entrevista a la ministra de Energía en El Mercurio de Valparaíso]