(La Tercera-Pulso) Nutrien está cerca de concretar su salida de la propiedad de SQM. En el marco de la fusión entre PCS y Agrium que dio origen a la compañía, los reguladores de China e India le impusieron como límite abril de 2019 para enajenar su participación en la minera no metálica chilena, pero en los últimos meses el proceso habría tomado fuerza, más con los cierres de flancos abiertos que tenía SQM, como por ejemplo el arbitraje con Corfo por el uso del salar de Atacama, donde la empresa explota litio.

En el marco de su presentación de resultados, Nutrien señaló ayer en conferencia telefónica que los directivos se pusieron un plazo para cerrar el proceso.

“Está progresando bien. Tengo la esperanza de que tendremos transacciones para anunciar para el final del segundo trimestre”, dijo el CFO de la compañía, Wayne Richard Brownlee.

Tanto la china Tianqi como Rio Tinto han sido las empresas que más han sonado como posibles nuevos accionistas de SQM.

En el mercado, se especula que el hecho de que nadie tendrá el control de la empresa hasta el 2030 -año en que termina el acuerdo con Corfo-, entrega otro grado de certidumbre respecto del rol que jugará quien se quede con las acciones, ya que ingresará sólo como un accionista financiero.

[VEA TAMBIÉN: SQM avanza en su expansión en el negocio del litio en Australia]

De hecho, como parte del avance que ha experimentado el proceso, PCS ya salió a vender parte de las acciones como una forma de tantear terreno y ver el precio que el mercado podría asignar al paquete accionario.

Hace unas semanas subastó 1,5 millones de acciones de la serie A de SQM, dándole liquidez al papel. Con esa operación, Nutrien tendrá que desprenderse del 31,43% de la propiedad, lo que en este momento está avaluado en bolsa en unos US$ 4.300 millones.

El hecho que empresas de origen chino estén con la posibilidad de que entren a la malla societaria de SQM llevó a que Eduardo Bitran interpusiera una solicitud de investigación ante la Fiscalía Nacional Económica (FNE), esto por una posible concentración en el mercado del litio.

El debate llegó hasta el embajador de China en Chile, Xu Bu, quien indicó que la denuncia del exvicepresidente de la Corfo podría afectar la relación bilateral entre ambas naciones. Ahora fue el turno de Liu Rutao, consejero económico y comercial de China en Chile, quien indicó a Reuters que tienen “sospecha” que otros países que están interesados en dominar el suministro del litio para la fabricación de autos eléctricos estarían patrocinando un bloqueo con el fin de evitar que empresas de origen chino entren a la propiedad de la minera no metálica.

“Creemos que es una acción de mercado comercial. Funcionarios públicos vincularon un problema comercial con uno político. No queremos ver eso”, indicó.